El IPES, Instituto de Pensamiento Estratégico, opina sobre los nuevos equipamientos de Defensa

RESULTA IMPRESCINDIBLE ACERTAR EN LA SUSTITUCIÓN URGENTE DE LOS VEHÍCULOS BLINDADOS BMR

Esta decisión definirá la estrategia de Defensa de España en los próximos años, clave en la actuación de las tropas terrestres en operaciones de paz:

  1. Las últimas decisiones del Ministerio de Defensa para adquirir vehículos del tipo MRAP 4×4 no cumplen los requisitos necesarios para la sustitución de los BMR (Blindados Medios de Ruedas) y se muestran claramente insuficientes para las necesidades de las tropas españolas en misiones de paz internacionales.
  2. En el último año los vehículos de transporte terrestre han sufrido incidentes graves. Sin embargo, la sustitución de los blindados de las FAS ha generado un debate superficial y limitado a cuestiones meramente técnicas, cuando en realidad se trata de la definición del modelo de intervención estratégica de defensa.
  3. Considerando la diversidad de misiones y teatros de operaciones en los que intervendrán las tropas españolas, la sustitución de los BMR no pueden concentrarse en un solo modelo y debe tener en cuenta criterios militares, tecnológicos, económicos, sociales y de imagen.
  4. La decisión debería incluir blindados avanzados ya disponibles en el mercado, como los del tipo 8×8, que gozan de más protección, mayor movilidad táctica, armamento más potente y mayor capacidad de transporte, tal y como ha hecho ya la Armada española.
  5. En el marco de la política de defensa, la intervención en operaciones de paz es un instrumento principal que consolida la reputación, nacional y exterior, de las FAS junto con la imagen internacional de España. Sin embargo, se está todavía muy lejos de un reconocimiento eficaz de las FAS para potenciar la “marca España” en el mundo.

Madrid, 30 de julio de 2008.– Los BMR –blindados medios de ruedas- son un referente para definir la política de defensa y su sustitución debe ser un asunto que defina la estrategia de defensa de los próximos años. Esta es la principal conclusión del informe Optimización Económica, Innovación Técnica y Comunicación, fundamentos estratégicos de la defensa en el siglo XXI, Los BMR como referente, elaborado por Rafael Calduch Cervera, Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) de Relaciones Internacionales, José Molero Zayas, Catedrático de la UCM de Economía Aplicada y Jesús Timoteo Álvarez, Catedrático de la UCM de Periodismo, y presentado esta mañana por el IPES -Instituto de Pensamiento Estratégico-.
España ha tenido durante las últimas décadas una activa participación internacional, con presencia de la tropas españolas desde 1989, en 52 misiones internacionales de pacificación, realizadas en 32 países, de las que 9 permanecen todavía activas. El mayor número de bajas en estas misiones se ha debido a accidentes aéreos y terrestres. En el desarrollo de las operaciones terrestres, las FAS han utilizado los blindados medios de ruedas (BMR), desarrollados y producidos por la industria nacional desde finales de los años setenta. A pesar de su acreditada utilidad y sus prestaciones, su antigüedad y los cambios experimentados en las operaciones de paz aconsejaban su sustitución desde 1994, año en el que se inició el plan de modernización del Ejército. Resulta sorprendente la demora que ha experimentado la decisión de sustituir los BMR, principal vehículo blindado de las tropas españolas en misiones de paz, y más sorprendente todavía la polémica que desde hace un año se ha suscitado en torno a esta decisión.

Las argumentaciones que se han hecho hasta el momento sobre este asunto se han limitado a cuestiones meramente técnicas relativas a su antigüedad, estado, diseño, resistencia, etc… Unos argumentos demasiado superficiales dado que detrás de todo ello se encuentra la estrategia de Defensa referente a los modelos de intervención militar.

Los conflictos armados y las actividades terroristas de la próxima década introducirán modificaciones en las operaciones de paz debido a su diversidad, complejidad, duración y localización. Los requerimientos que deberán reunir los BMR que utilicen las tropas españolas deben ajustarse a las características de las misiones de paz de los próximos años y a las operaciones tácticas que deban desarrollarse en ellas y dado que en las previsibles actuaciones de las FAS en los próximos años, el tipo de vehículos como los BMR seguirá siendo la clave de la actuación de las tropas terrestres (movilidad, seguridad, logística, etc.), su mantenimiento o sustitución es, por tanto, una decisión estratégica en la política de defensa que requiere un amplio apoyo político y un planeamiento basado en criterios militares, tecnológicos, económicos, sociales y de imagen.

Las últimas decisiones del Ministerio de Defensa son insuficientes

Las últimas y recientes decisiones del Ministerio de Defensa para adquirir vehículos del tipo MRAP 4×4 no cumplen los requisitos necesarios para la sustitución de los BMR y se muestran claramente insuficientes para las necesidades de las tropas españolas en misiones de paz internacionales: carecen de la movilidad de los propios BMR, tienen un alto consumo de combustible y no protegen eficazmente contra los EFP y armas convencionales. Esta primera dotación de vehículos MRAP ni siquiera puede asumirse como una solución de urgencia para mejorar la seguridad de las tropas en Líbano y Afganistán ya que no remedia la excesiva demora en la sustitución de los BMR, por lo que extender esta opción a la totalidad de los BMR sería un error mucho más grave.

Considerando la diversidad de misiones y teatros de operaciones en los que intervendrán las tropas españolas, la sustitución de los BMR es urgente (la tercera fase está prevista para 2015-2017), ni concentrarse en un solo modelo. La decisión debería incluir blindados avanzados ya disponibles en el mercado, como los del tipo 8×8, que gozan de más protección, mayor movilidad táctica, armamento más potente y mayor capacidad de transporte, tal y como ha hecho ya la Armada española.

Debido al coste presupuestario que exigirá, la administración no debe, en el proceso de sustitución, imponer decisiones de adquisición basadas en un mal entendido “nacionalismo” económico-tecnológico, sino que debe velar por el mejor uso de los recursos públicos comprando lo mejor en cada caso, esto es, buscar soluciones que optimicen los retornos económicos y tecnológicos para nuestra industria.

El desarrollo de la política de defensa que se pretende impulsar desde el Gobierno, tal y como ha señalado la Ministra Carme Chacón en su comparecencia en el Congreso el pasado mes de Junio, deberá contar con el compromiso político más amplio posible y un esfuerzo presupuestario continuado que, a pesar de la crisis económica que atraviesa el país, mantenga la modernización de las FAS si se pretende garantizar la eficacia, operatividad y seguridad de las tropas en las misiones en las que intervengan.

Paralelamente, la política de defensa, en mayor medida que otras políticas, exige una estrategia de comunicación proactiva y no reactiva como ocurre actualmente. La intervención en operaciones de paz constituye uno de los principales instrumentos que consolida la reputación, nacional y exterior, de las FAS junto con la imagen internacional de España. Sin embargo, se está todavía muy lejos de explotarlas eficazmente para potenciar la marca España en el mundo, y como ejemplo, los actuales BMR son una “condena” para la reputación ya que la opinión que se transmite es que son “viejos”, “inestables” y faltos de mantenimiento.

Sobre el IPES y los autores del informe

“Think-Com UCM:Instituto de Pensamiento Estratégico” es un “Think-Tank” creado como agrupación sin ánimo de lucro en 2005 por un grupo de profesores complutenses con el objetivo de romper la “espiral del silencio” en el pensamiento y opinión dominantes, es decir, contraponerse y mostrar los tópicos y el conservadurismo presentes en el pensamiento y en la opinión pública más común así como en los medios científicos y de información más oficiales. Interviene por iniciativa propia o de otros en aquellos asuntos que libremente considera de interés colectivo o con errores conceptuales que pueden incidir en la evolución y futuro de la sociedad española.

Rafael Calduch Cervera: Catedrático UCM de Relaciones Internacionales. Coordinador y responsable de este Informe. José Molero Zayas: Catedrático UCM de Economía Aplicada. Para capítulos de optimización económica. Jesús Timoteo Álvarez: Catedrático UCM de Periodismo. Para capítulos de comunicación.

Etiquetas: , ,

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: