Nueva ronda de sanciones de la ONU contra Irán

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha adoptado el 9 de junio de 2010 la Resolución 1929 (2010) sobre no proliferación mediante la que impone una nueva ronda de sanciones a la República Islámica de Irán, reafirmando las disposiciones previas de sus resoluciones 1696 (2006), 1737 (2006), 1747 (2007), 1803 (2008), 1835 (2008) y 1887 (2009) y actuando con arreglo al Artículo 41 del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas.

A pesar de las sanciones en vigor, a las que ahora se unen las introducidas por la nueva resolución y que fortalecen el régimen de sanciones contra Irán en aras de detener su presunto programa nuclear militar, la República Islámica ha seguido enriqueciendo uranio y evadiendo los controles y el bloqueo que sobre ella pesa en lo relativo a la exportación de armas y la importación de equipos y materiales (precursores) relacionados con la tecnología nuclear.

Los incumplimientos iraníes

  • Irán no ha reanudado su cooperación con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) en relación con las cuestiones pendientes que suscitan preocupación, las cuales deben ser aclaradas para excluir la posibilidad de que el programa nuclear de Irán tenga dimensiones militares.
  • Irán no ha demostrado que se hayan suspendido de forma completa y sostenida todas las actividades relacionadas con el enriquecimiento y el reprocesamiento ni los proyectos relacionados con el agua pesada, conforme a lo dispuesto en las resoluciones 1696 (2006), 1737 (2006), 1747 (2007) y 1803 (2008) del Consejo de Seguridad.
  • Irán ha construido una instalación de enriquecimiento en Qom, incumpliendo así su obligación de suspender todas las actividades relacionadas con el enriquecimiento; no notificó al OIEA la existencia de la nueva instalación hasta septiembre de 2009, lo cual no es compatible con las obligaciones que le incumben.
  • Irán ha enriquecido uranio al 20% y lo ha hecho sin notificarlo al OIEA con tiempo suficiente para ajustar los procedimientos de salvaguardias en vigor.
  • El Consejo de Seguridad observa el posible vínculo entre los ingresos de Irán derivados de su sector energético y la financiación de las actividades nucleares que son estratégicas desde el punto de vista de la proliferación, observando que el equipo y los materiales para el proceso químico necesarios en la industria petroquímica son muy semejantes a los que se necesitan para determinadas actividades estratégicas relativas al ciclo del combustible nuclear.

Las disposiciones de la Resolución 1929 (2010)

  • Irán no deberá adquirir intereses en actividades comerciales de otro Estado que comporten la extracción de uranio o la producción o uso de los materiales y tecnologías nucleares, en particular actividades de enriquecimiento de uranio y reprocesamiento y todas las actividades o tecnologías relacionadas con el agua pesada para fabricar misiles balísticos capaces de transportar armas nucleares.
  • Irán no deberá llevar a cabo actividad alguna relacionada con misiles balísticos capaces de transportar armas nucleares, incluidos los lanzamientos que utilicen tecnología de misiles balísticos, y la transferencia de tecnología o asistencia técnica en relación con esas actividades.
  • Se ha de impedir el suministro, la venta o la transferencia a Irán, en forma directa o indirecta, de carros de combate, vehículos blindados de combate, sistemas de artillería de gran calibre, aeronaves de combate, helicópteros de ataque, buques de guerra, misiles o sistemas de misiles, como se definen a los efectos del Registro de Armas Convencionales de las Naciones Unidas, así como de material conexo, incluidas piezas de repuesto.
  • Se ha de impedir el suministro a Irán de capacitación técnica, recursos o servicios financieros, asesoramiento y otros servicios o asistencia relacionados con el suministro, la venta, la transferencia, el abastecimiento, la fabricación, la conservación o la utilización de esas armas y materiales conexos.
  • Los Estados, de conformidad con el Derecho Internacional, y en particular con el Derecho del Mar, pueden solicitar inspecciones de naves en alta mar con el consentimiento del Estado del pabellón, si tienen información que ofrezca motivos razonables para creer que la carga de esas naves contiene artículos cuyo suministro, venta, transferencia o exportación a Irán está prohibida.
  • En caso de que se verifique que Irán no ha cumplido lo dispuesto en las resoluciones 1737 (2006), 1747 (2007), 1803 (2008) y en la presente Resolución 1929 (2010), el Consejo de Seguridad adoptará, con arreglo al Artículo 41 del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, otras medidas apropiadas para persuadir a Irán de que cumpla lo dispuesto en dichas resoluciones y los requisitos del OIEA.
  • El Consejo de Seguridad decide seguir ocupándose de la cuestión.

[Extractos de la Resolución 1929 (2010) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobada en su 6335ª Sesión, celebrada el 9 de junio de 2010]

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: