Archive for 25 octubre 2010

Adquisiciones: ¿Sikorsky SH-60F para la Armada Española?

25 octubre 2010

El Ministerio de Defensa ha formulado una petición al Gobierno de los Estados Unidos para la adquisición de 6 unidades del helicóptero utilitario polivalente Sikorsky SH-60F Seahawk, así como repuestos, equipo y apoyo logístico por un importe total estimado de 155 millones de dólares (111 millones de euros aproximadamente).

La Agencia de Cooperación de Seguridad del Departamento de Defensa de los EEUU ha notificado al Congreso el pasado 29 de Septiembre el interés de España por la adquisición de 6 unidades modernizadas de la variante multimisión del Seahawk, SH-60F, ofrecidos como excedente por la Marina de EEUU (US Navy), así como 13 unidades de la turbina General Electric T700-GE-401C (12 instaladas en las propias aeronaves y 1 de reserva), junto a un paquete compuesto por piezas y componentes de repuesto, equipos de apoyo y entrenamiento, modificaciones, inspecciones y entrenamiento del personal, así como diversa documentación técnica necesaria para la operación de las aeronaves y sus equipos.

La notificación del Departamento de Defensa al Congreso, requerida por ley sobre todas las exportaciones de material de defensa por parte de EEUU, no implica a priori que se haya cerrado la venta, que ha de ser aún aprobada en el Capitolio.

La incorporación de estas aeronaves a la Armada Española mejorará su capacidad para operar con la Marina de los EEUU y las fuerzas navales de otras naciones aliadas, al tiempo que potenciará sus capacidades de lucha antisubmarina (ASW) y antibuque (ASST), búsqueda y rescate (SAR), evacuación médica (MEDEVAC), misiones humanitarias y lucha contra incendios.

La adquisición de los primeros 6 aparatos de la variante de lucha antisubmarina (SH-60B) del Seahawk se remonta a Septiembre de 1984, cuando el Consejo de Ministros aprobó la compra por un valor aproximado de 30.600 millones de pesetas (unos 184 millones de euros), rebajando las expectativas por razones presupuestarias respecto a la opción inicial de compra de 18 unidades del modelo formulada en 1981, con la que se preveía la dotación de dos aparatos para cada una de las 6 fragatas de la clase Santa María (F-80) y contar con una reserva.

La Armada Española recibió sus primeros aparatos el 22 de diciembre de 1988, que llegaron a España embarcados en el portaaviones Príncipe de Asturias (R-11) para integrarse en la 10ª Escuadrilla. El primer embarque de la aeronave tuvo lugar el 27 de febrero de 1989 a bordo de la fragata Victoria (F-82), en la que comenzó la certificación de las tripulaciones de vuelo para operar desde las fragatas F-80. El primer embarque operativo de los Seahawk españoles se realizó el 18 de julio de 1989 a bordo de las fragatas Victoria (F-82) y Numancia (F-83).

La Armada Española ya cuenta en su inventario con 12 unidades en servicio del modelo SH-60B, la variante de lucha antisubmarina (ASW, del Inglés antisubmarine warfare) del Seahawk, operados actualmente desde las fragatas de la clase Santa María (F-80) y Álvaro de Bazán (F-100) en un modo multimisión: lucha contra la piratería, MEDEVAC, SAR, aprovisionamiento vertical (VERTREP), observación en fuego naval de apoyo (NFGS); y relé de comunicaciones (COMREL), gracias a su sistema digital de transmisión de datos (Data-link) que permite al centro de información y combate (CIC) del buque la recepción de datos recogidos por los sensores de la aeronave a distancias transvisuales más allá del horizonte.

El núcleo del equipamiento electrónico de estas aeronaves es el sistema aerotransportado ligero polivalente (LAMPS, del Inglés Light Airborne Multipurpose System), un sistema digital de procesamiento e intercambio de datos que posibilita la extensión de las capacidades de guerra antisubmarina y de superficie de los buques a través de los sensores de la propia aeronave.

Entre los sensores con los que cuentan los Seahawk de la Armada Española destacan un radar multimodo para búsquedas en superficie y aéreas de baja altitud; detector de anomalías magnéticas (MAD) para la detección de submarinos en inmersión; sensor de infrarrojos de visión delantera (FLIR) para vuelo nocturno y bajo condiciones climatológicas adversas; un sistema de adquisición y seguimiento de objetivos y un designador láser para el empleo de armamento guiado aire-superficie, como los misiles antibuque AGM-119 Penguin o los AGM-114 Hellfire aire-superficie de guiado láser semiactivo.

Como elementos de autoprotección, la aeronave dispone de transpondedor IFF (del Inglés Identification Friend or Foe) para su identificación por parte de las fuerzas amigas; contramedidas electrónicas (ESM); supresor de señal infrarroja; detector óptico de misiles; y lanzadores de bengalas y chaff como contramedidas frente a la amenaza de los misiles superficie-aire y aire-aire guiados por el calor o por radar respectivamente.

Finalmente, el SH-60 está equipado con un sistema de aterrizaje asistido por cable para apontonajes en buques en condiciones de mar gruesa o de climatología adversa denominado RAST (del Inglés, Recovery, Assist, Secure, Traverse), que posibilita la recuperación de la aeronave a través de un torno que desde la plataforma de vuelo recoge el cable ventral desplegado desde el helicóptero aproximándolo a la cubierta de vuelo y asegurándolo a ésta hasta lograr una toma segura.

COMFUT, Programa Combatiente del Futuro (I)

13 octubre 2010

El objetivo del Programa Combatiente del Futuro (COMFUT) es dotar al soldado de infantería español con un sistema de combate integrado por una serie de innovaciones tecnológicas que aumentarán su protección, eficacia y movilidad en combate y le permitirán llevar a cabo su misión en el entorno contemporáneo de operaciones militares en red.

El sistema COMFUT se compone técnicamente de 7 subsistemas: Armamento, fuente de alimentación, eficacia de fuego, información y comunicaciones (SIC), supervivencia, sostenimiento y preparación.

El Combatiente del Futuro estará equipado con un enlace inalámbrico de transmisión de datos con su pelotón; conexión a Internet; visores para poder operar tanto de día como de noche o bajo cualquier condición climatológica; sensores para monitorizar el estado de salud del infante; y un chaleco más ligero y resistente que le ofrecerá una mayor protección y movilidad en combate.

El Sistema de Información y Comunicaciones (SIC) es el núcleo del sistema COMFUT, que convierte al infante en un activo clave de inteligencia y adquisición de objetivos integrado en la red de mando y control del Ejército.

El sistema completo tendrá un peso máximo de 30 kilogramos y su diseño modular permitirá realizar una configuración específica según las condiciones del escenario, el carácter de la misión y los cometidos específicos que se le encomienden al infante en el seno de su unidad.

La gestión del Programa COMFUT, con un presupuesto inicial de 24,5 millones de euros, es responsabilidad de la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa (MINISDEF).

El contratista principal en la fase de diseño y desarrollo (D+D) del sistema COMFUT es la firma EADS Defence & Security, que lidera el consorcio formado también por Indra, Fedur, GMV, Amopack, Sener e Iturri.

En la primavera de 2010 EADS Defence & Security ha hecho entrega al Ejército de Tierra de los 36 sistemas iniciales previstos en el contrato D+D firmado con el MINISDEF. Las pruebas del sistema completo en condiciones de altitud y frío extremos han finalizado satisfactoriamente el pasado mes de abril. El período de evaluación continuará hasta la validación definitiva del sistema a finales del mes de junio de 2010. Se espera que la fase de producción del sistema de pre-serie comience 6 meses después.

Por otro lado, la Academia de Infantería de Toledo ha finalizado el entrenamiento en el sistema COMFUT de los primeros 25 soldados, quienes fueron los responsables de realizar las pruebas de campo y alta montaña en Sierra Nevada (Granada) esta primavera.

Durante la presentación del Programa COMFUT en la sede del Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC) del Ejército de Tierra en Granada, la Ministra de Defensa, Carme Chacón, declaró que si se cumplen los plazos previstos los nuevos equipos podrían estar en zona de operaciones a partir de junio de 2011, en clara alusión a Afganistán.

© ERP, 2010

Enlaces de interés

Vídeo (El Mundo TV, vía You Tube): COMFUT (Combatiente del Futuro), audiovisual oficial del Ministerio de Defensa.

COMFUT, Combatiente del Futuro (II): Sistema de Información y Comunicaciones (SIC)

12 octubre 2010

El objetivo del Programa Combatiente del Futuro (COMFUT) es dotar al soldado de infantería español con un sistema de combate integrado por una serie de innovaciones tecnológicas que aumentarán su protección, eficacia y movilidad en combate y le permitirán llevar a cabo su misión en el entorno contemporáneo de operaciones militares en red.

El Subsistema de Información y Comunicaciones (SIC) es el núcleo y ‘cerebro’ del sistema COMFUT, integrado por otros 6 subsistemas: armamento; fuente de alimentación; eficacia de fuego; supervivencia; sostenimiento; y preparación.

El SIC está integrado por dos elementos clave: terminal de comunicaciones y ordenador portátil. El terminal de radio del COMFUT dispone de un módulo de posicionamiento global por satélite (GPS, Global Positioning System) y permite el flujo de voz y datos entre el combatiente, su pelotón y las instancias de mando superiores. El ordenador portátil, adaptado a los rigores del entorno de combate por medio de una carcasa reforzada y estanca, que lo hacen resistente a los golpes, el agua, el polvo y a otros elementos externos, posibilita el intercambio de información entre los miembros del pelotón y de estos con otros niveles de mando a través de una red inalámbrica.

La principal novedad que incorpora el subsistema SIC es el enlace inalámbrico de datos entre los infantes, y de estos con la unidad de mando, en el seno de una red de información inalámbrica de banda ancha codificada conocida técnicamente como ‘mesh’ (malla) y basada en la tecnología WIMAX de transmisión de datos por microondas, una versión potenciada y móvil de las conexiones a Internet WIFI domésticas.

La red dispondrá de un servicio de mensajería muy similar a los SMS de la telefonía móvil y permitirá al combatiente recibir información en tiempo real sobre la misión, alertas, fotografías de reconocimiento por satélite, mapas y datos del sistema de información geográfica (GIS) integrado en la red, o la posición de las fuerzas amigas y enemigas.

El infante dispondrá también de un visor monocular integrado en el casco que constituirá el IHM, o interfaz hombre-máquina, a través del que recibirá información visual facilitada por los sensores integrados en el COMFUT o la transmitida a través de sus enlaces inalámbricos de datos. El sistema dispone también de una botonera de controles y de una pantalla LCD policromática muy parecida a las de las actuales PDA.

Todos estos dispositivos contribuirán a la seguridad y la protección del combatiente, que será conciente en todo momento de las condiciones del campo de batalla en el que está operando, de su posición en relación con la disposición de las fuerzas amigas y enemigas y de la situación táctica sobre el terreno.

Así mismo, el uniforme del infante llevará integrados sensores biomédicos que transmitirán toda la información sobre su estado de salud, la posible fatiga, la evolución de sus heridas o su eventual fallecimiento. En este último caso, el sistema se desactivaría para no facilitar información al enemigo.

Uno de los principales retos que afronta el desarrollo del sistema COMFUT es la necesidad de conciliar la reducción del peso del equipo, próximo a los 30 kilogramos, con la necesidad de protección del combatiente. El objetivo es la miniaturización de los componentes del COMFUT hasta lograr un peso inferior a los 25 kilogramos para la configuración básica del sistema.

Pese a todo, el sistema COMFUT supone una reducción de 6 kilos respecto al peso del equipo individual que portan los soldados españoles en la misión de Afganistán, al tiempo que mejora considerablemente la eficiencia y la seguridad en combate.

Otros retos igualmente importantes radican en la reducción del consumo energético, la ergonomía del equipo o la integración de la electrónica en los tejidos del uniforme de combate.

El Sistema de Información y Comunicaciones (SIC) convertirá al soldado español de infantería equipado con el COMFUT en un activo clave de inteligencia y adquisición de objetivos integrado en la red de mando y control del Ejército de Tierra.

© ERP, 2010

BigDog, The Most Advanced Rough-Terrain Robot on Earth

7 octubre 2010