Archive for 23 marzo 2011

SEAD: Supresión de las defensas aéreas enemigas

23 marzo 2011

La supresión de las defensas aéreas enemigas (SEAD, del Inglés Supression of Enemy Air Defenses) es la acción dirigida a neutralizar, destruir o degradar las defensas antiaéreas del oponente por medio de su eliminación o inutilización.

Con tal propósito existe un amplio compendio de medios (plataformas y municiones) y procesos destinados a la supresión de las defensas aéreas enemigas, que comprenden el reconocimiento y la vigilancia, la inteligencia electrónica y de señales, los sistemas activos de perturbación o interferencia y el uso de un amplio arsenal de armamento guiado aire superficie.

La supresión de las defensas aéreas enemigas ha sido una misión esencial para la proyección del poder aéreo desde la Segunda Guerra Mundial y su importancia no ha dejado de crecer desde entonces. Constituye una acción clave para garantizar la superioridad aérea, la eficacia de las operaciones sobre el campo de batalla o la seguridad de las aeronaves y sus tripulaciones sobre el territorio hostil.

Actualmente existe un amplio arsenal de plataformas de armas y municiones para misiones SEAD, que incluyen desde cazabombarderos especializados a municiones guiadas de precisión aire-superficie. Estos han sido diseñados o modificados con el propósito específico de potenciar su capacidad y eficacia para la supresión de las defensas aéreas enemigas.

Entre las aeronaves especializadas en misiones SEAD, apodadas Wild Weasel (comadreja salvaje) en la jerga militar estadounidense, destacan el Boeing EA-18G Growler (US Navy), el F-16CJ Fighting Falcon, el F-15E Strike Eagle (USAF) o el EA-6B Prowler (USN/USMC).

Boeing EA-18G Growler, US Navy

Respecto al armamento especializado destinado a misiones SEAD destaca el misil aire-superficie antirradar de alta velocidad estadounidense AGM-88 HARM (del Inglés, High Speed Anti Radar Missile) diseñado para localizar y destruir los radares usados para guiar los sistemas de misiles superficie-aire (SAM, del Inglés Surface to Air Missile) y las baterías de cañones de artillería antiaérea o triple A (AAA, del Inglés Anti-Aircraft Artillery).

Misil antirradar AGM-88 HARM

Entre los sistemas europeos destaca el binomio formado por el cazabombardero Panavia Tornado IDS/ECR y el misil antirradar BAe/MATRA ALARM (del Inglés Air Launched Anti-Radar Missile, misil antirradar de lanzamiento aéreo), empleado por la Real Fuerza Aérea (RAF) británica o la Luftwaffe alemana.

Panavia Tornado ECR, Luftwaffe (RFA)

Los misiles de crucero, como el AGM-109 Tomahawk, resultan especialmente aptos para atacar y destruir emplazamientos fijos de radar, plataformas de lanzamiento de misiles aire-superficie (SAM) y baterías de artillería antiaérea (AAA) gracias a su gran precisión y a su capacidad para alcanzar objetivos fuertemente defendidos en la profundidad de las líneas enemigas, minimizando los riesgos para las tripulaciones y las aeronaves participantes en misiones SEAD o de patrulla aérea de combate sobre territorio hostil.

La Royal Navy británica ha utilizado misiles de crucero Tomahawk en el marco de la Operación Odyssey Dawn

© ERP, 2011. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio, sin la autorización expresa del titular del copyright.

19 de Marzo: Los F/A-18 Hornet españoles parten hacia Italia

19 marzo 2011

 Los F/A-18 Hornet del Ala 12 de Torrejón de Ardoz parten hacia Italia, desde donde operarán como patrulla aérea de combate sobre Bengasi, Libia, garantizando la zona de exclusión aérea establecida por la ONU

Análisis: Fuerza Aérea Libia

19 marzo 2011

A pesar de contar con un considerable número de aeronaves de combate, la Fuerza Aérea de la Jamahiriya Árabe Libia (al-Quwwat al-Jawwiya al-Jamahiriyah al-Libya) padece severas deficiencias estructurales en sus capacidades que afectan de forma significativa a su potencial operativo. Éstas son debidas mayormente a un pobre e inadecuado mantenimiento de las aeronaves, un entrenamiento deficiente de las tripulaciones de vuelo y a su mínima cualificación táctica para el desarrollo de operaciones de combate.

Consecuentemente, Libia ha hecho uso con frecuencia de pilotos y personal de mantenimiento y apoyo en tierra que recluta en naciones amigas, como Egipto, Corea del Norte, Pakistán, Siria e incluso Rusia. Estos ‘contratistas’, con alta probabilidad, han jugado un importante papel en la ejecución de los bombardeos y de las misiones de apoyo aéreo cercano contra las fuerzas insurgentes.

Las fuerzas leales a Muamar el Gadafi han empleado intensivamente durante las últimas semanas cazabombarderos y helicópteros artillados para atacar a las fuerzas de la oposición antigubernamental.

La Fuerza Aérea Libia cuenta con un importante número de aparatos de caza y ataque, mayormente de origen ruso, entre los que destacan los casi obsoletos MiG-21 Fishbed y MiG-23 Flogger; los cazas interceptores MiG-25 Foxbat; los cazabombarderos Dassault Mirage F-1, de origen francés; y los aviones de ataque Sukhoi Su-24 Fencer, de fabricación rusa. También dispone de un importante número de helicópteros de ataque artillados Mil Mi-24 Hind, en sus distintas variantes, que componen un único regimiento de helicópteros de ataque.

Si bien se desconoce el orden de batalla de la Fuerza Aérea Libia, sus principales bases operativas se encuentran en Bengasi-Banina, El Adem (Gamal Abdel Nasser), Ghat, Sebha, Trípoli-Okba Ibn Nafa (Wheelus) y Tobruk. 

Secuencia del derribo de un MiG-23 Flogger de la Fuerza Aérea Libia sobre Bengasi, bastión de las fuerzas antigubernamentales, el 19 de Marzo