Buque de Proyección Estratégica LHD Juan Carlos I (L-61)

El Buque de Proyección Estratégica Juan Carlos I (L-61) es un buque polivalente de tipo portahelicópteros o LHD (Landing Helicopter Dock) y el buque de guerra más grande de la historia de la Armada Española. Ha sido diseñado y construido íntegramente en España con tecnología nacional por parte de los astilleros públicos Navantia en Ferrol (A Coruña).

El LHD Juan Carlos I fue alistado oficialmente en la Armada el 30 de Septiembre de 2010 con el numeral L-61 y operará desde la Base Naval de Rota (Cádiz), donde arribó por vez primera el 24 de Octubre de 2010 tras superar con éxito las pruebas de mar.

El Buque de Proyección Estratégica (BPE) ha sido concebido con el propósito de dotar a la Armada Española de una mayor capacidad expedicionaria para la proyección de las fuerzas de la Infantería de Marina (Tercio de Armada, TEAR) y del Ejército de Tierra en el marco de operaciones anfibias y helitransportadas o de intervenciones no bélicas de carácter humanitario o de evacuación, al tiempo que reforzará el despliegue de unidades aéreas de la Armada y la proyección de fuerza de la Flota gracias a su amplia cubierta de vuelo, que le permite actuar como eventual portaaviones en sustitución del Príncipe de Asturias (R-11).

El BPE permitirá el despliegue de una unidad anfibia de Infantería de Marina de entidad de batallón y su unidad aérea de apoyo en escenarios de operaciones situados a 9.000 millas náuticas del territorio nacional, otorgando a España una capacidad de proyección naval estratégica sin precedentes en la historia de la Armada.

El LHD es uno de los principales exponentes de la tecnología de construcción naval española y se ha convertido en producto de exportación tras el encargo recibido por Navantia para la construcción de 2 LHD para la Armada Real Australiana, los HMAS Camberra y HMAS Adelaide, actualmente en curso y basados en el diseño del Juan Carlos I (L-61).

Características

El LHD Juan Carlos I tiene 230,82 metros de eslora, 32 m de manga máxima en la cubierta de vuelo, 27,50 m de altura entre la quilla y el puntal de la cubierta de vuelo, 6,09 m de calado y un desplazamiento de 27.563 toneladas a plena carga. Su planta propulsora principal diésel-eléctrica – 1 turbina de gas y 2 generadores diésel – le otorga una velocidad de crucero de 19 nudos (máxima de 21 nudos) con estados de mar 4* (fuerte marejada) y una autonomía logística máxima de 9.000 millas náuticas a 15 nudos (velocidad económica, modo diésel) o 50 días de operación. También dispone de dos propulsores transversales de proa tipo bow thruster que facilitan las maniobras de atraque y desatraque en puerto. [(*) Según escala internacional Douglas de clasificación del estado de la mar]

El buque ha sido diseñado para soportar condiciones adversas de mar 9 (olas de más de 14 m), pudiendo realizar operaciones aéreas con estado de mar 5 (mar gruesa, olas de hasta 4 m) y de desembarco con estado de mar 4 (olas de hasta 2,5 m).

img_l61door

img_l61estribor

El buque dispone de un total de 11 cubiertas; rampas interiores de comunicación entre las cubiertas destinadas a hangar y garajes (2); un dique inundable a popa; dos grandes compuertas laterales en el costado de estribor con rampa Ro-Ro (Roll On/Roll Off) que posibilitan el acceso directo de los vehículos ligeros de ruedas al garaje; y una rampa Ro-Ro en el dique de popa para el embarque de vehículos pesados de cadenas – como los carros de combate Leopard 2E de 62 toneladas – que da acceso al garaje de la cubierta inferior. Una rampa interior conecta este garaje con el situado en la cubierta superior, que también alberga el hangar. La superficie del dique (975 metros cuadrados) puede ser aprovechada para el transporte adicional de vehículos o carga cuando no albergue embarcaciones o vehículos de desembarco.

La cubierta de carga inferior, con una superficie total de 2.575 metros cuadrados (dique incluido), tiene una capacidad máxima de transporte de 46 carros de combate Leopard 2E, 47 carros M60 ó 88 vehículos de hasta 16 toneladas.

La dotación del buque es de 247 tripulantes y tiene capacidad para albergar una unidad aérea embarcada (172 personas), un Estado Mayor embarcado (103), un Grupo Naval de Playa (23) y una unidad anfibia de Infantería de Marina (890). Puede embarcar 1.435 personas entre dotación y personal embarcado.

Capacidades anfibias

El LHD Juan Carlos I dispone de un dique interno inundable a popa de 1.165 metros cuadrados (69,30 m de eslora y 16,80 m de manga) capaz de albergar hasta 4 embarcaciones de desembarco de medios mecanizados (LCM-1E) y 4 lanchas de casco semirrígido Supercat, que resulta apto así mismo para la operación conjunta de éstas con vehículos de desembarco de colchón de aire de tipo LCAC (Landing Craft Air Cushioned), embarcaciones de transporte de colchón de aire tipo hovercraft con que cuentan países aliados como los EEUU. El dique permite la operación simultánea con el buque en navegación de 2 LCM-1E y 1 LCAC. El calado del buque, de un máximo de 7,07 m, le otorga una mejor maniobrabilidad en puertos de poca profundidad.

Operaciones aéreas

El LHD Juan Carlos I dispone de un Centro de Mando de Operaciones Aéreas y de una sala de planificación de operaciones que complementan al Centro de Información y Combate (CIC) del buque.

El hangar, de 990 metros cuadrados y ampliable mediante el garaje de medios ligeros anejo de 1.880 metros cuadrados, tiene capacidad para albergar un máximo de 19 cazabombarderos AV-8B Harrier II Plus (Bravo Plus) o F-35B Lightning II Joint Strike Fighter (JSF); o bien 30 helicópteros de tipo medio NH-90, en proceso de adquisición por las Fuerzas Armadas; o hasta 10 helicópteros pesados CH-47D Chinook (HT-17) de las FAMET (Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra). Desde el LHD también pueden operar los helicópteros AB-212, SH-60B Seahawk LAMPS o los SH-3D/W Sea King de la Armada y otras aeronaves aliadas como el convertiplano de rotores vasculantes V-22 Osprey, en servicio con las fuerzas armadas de EEUU.

El LHD Juan Carlos I dispone de una cubierta de vuelo de 202,30 m de longitud y 5.360 metros cuadrados coronada a proa por un plano inclinado de 12 grados (ski-jump) para facilitar el despegue y sustentación a plena carga de las aeronaves de ala fija de tipo STOVL (Short Take Off and Vertical Landing, aterrizaje corto y despegue vertical), como el Harrier II Bravo Plus. La cubierta de vuelo permite la operación simultánea diurna y nocturna – modo de vuelo manual e instrumental – de aeronaves de ala fija y de rotor (hasta 6 NH-90, 6 SH-3D/W Sea King ó 4 CH-47D Chinook).

img_tigre_l61_armada_esp

La cubierta dispone de 2 elevadores – uno a popa y otro en posición delantera dotado de grúa de 18 toneladas en la banda de estribor, próximo a la isla del buque – con capacidad individual de hasta 27 toneladas para el movimiento de las aeronaves y equipos entre la cubierta de vuelo y el hangar. Un tercer elevador con capacidad de 5 toneladas permite el manejo de municiones y armamento directamente desde los pañoles al hangar y a la cubierta de vuelo.

La capacidad de almacenamiento del buque es de 325 toneladas de municiones y de 800 toneladas de combustible de aviación JP-5, derivado del queroseno.

Sistemas de combate, mando y control

El buque dispone de un elevado grado de automatización, lo que permite que sea operado por una tripulación menos numerosa gracias a un sistema integrado de control de plataforma que centraliza el gobierno y la propulsión del navío, el control de averías y la seguridad interna y los servicios auxiliares del buque.

Los sensores del LHD comprenden diversos radares, de exploración aérea 3D (Indra Lanza Naval) con un alcance máximo de 250 millas náuticas, de navegación y vigilancia de superficie, de control aéreo y aproximación de aeronaves y un sistema de vigilancia optrónico.

Los sensores y el armamento del buque se encuentran integrados mediante el denominado SCOMBA, Sistema de Combate para Buques de la Armada, de Navantia. Cuenta con un sistema de comunicaciones de radio y vía satélite integrado ICCS-5 – que triplica la capacidad de comunicaciones de cualquier otro buque en servicio en la Armada Española – y de enlace digital de datos Link-11/16. También incorpora un sistema de identificación amigo o enemigo, IFF (Identification Friend or Foe).

Para cumplir su rol de buque de asalto anfibio, el LHD dispone del Sistema de Mando y Control de Operaciones Anfibias (SMCOA) y de un sistema de control de embarcaciones.

Elementos de autodefensa

Al margen de la protección que le otorgan las unidades aéreas embarcadas y el grupo naval de escoltas que le acompañarán en su singladura, el LHD Juan Carlos I dispone para su propia autodefensa de 2 montajes de cañones de 20 mm, 4 ametralladoras Browning de 12,7 mm y 2 MG de 7,62 mm.

Destaca, sin embargo, la carencia de un sistema de defensa antimisil de punto, cuya instalación está prevista en un futuro próximo [Los buques de asalto anfibio LPD Galicia (L-51) y Castilla (L-52) tampoco disponen de este crítico sistema de autodefensa; no obstante, se considera que tanto estos buques como el propio LHD operarán integrados en una formación naval compuesta por buques de escolta dotados del sistema de combate AEGIS y misiles SAM (superficie-aire) en escenarios con riesgo de ataque aeronaval. Así mismo, las unidades de escolta proporcionarán defensa contra las potenciales amenazas submarinas y de superficie].

El LHD Juan Carlos I dispone de sistemas de contramedidas electrónicas ECM (Electronic Counter-Measures) y de medidas de apoyo electrónico ESM (Electronic Support Measures) de radar y comunicaciones diseñadas por Indra. También monta 6 sistemas de lanzamiento de chaff Mk 36 SRBOC (Super Rapid Blooming Offboard Chaff) para confundir a la cabeza buscadora de radar de los misiles antibuque; y de señuelos contra torpedo filoguiados AN/SLQ-25A Nixie.

El buque dispone así mismo de un sistema de defensa contra amenazas NBQ (Nuclear, Biológica, Química) que aislaría del ambiente exterior los compartimentos destinados al mando y control, la habitabilidad (alojamiento, hospital y servicios), la propulsión y la sala de máquinas mediante filtros de aire y un campo de sobrepresión generado en el interior que evitará la entrada de aire contaminado del exterior. También se encuentran instalados sensores de detección de radiación y agentes BQ, así como de un sistema automático de limpieza de la cubierta de vuelo y del dique de popa, además de contar con áreas de descontaminación preestablecidas.

Otras instalaciones

En su papel de plataforma de ayuda humanitaria, el buque dispone de planta eléctrica de 34.000 megavatios de potencia, una planta potabilizadora de agua y un hospital de 500 metros cuadrados equipado con 2 quirófanos, una unidad de cuidados intensivos de 8 camas y una sala de hospitalización para 18 pacientes, entre otras instalaciones que le otorgan capacidad de expansión al nivel Role 2. Dispone así mismo de un avanzado sistema de telemedicina que conecta las instalaciones sanitarias del buque con el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla de Madrid.

img_l61_med01

img_l61_med02

img_l61_med03

Su cubierta de carga y sus garajes pueden albergar hasta 145 contenedores industriales de transporte estándar y vehículos y equipos de rescate y apoyo en catástrofes, como de los que dispone la Unidad Militar de Emergencias (UME).

El buque también dispone de instalaciones de recreo, como un gimnasio para 30 personas, y de una red informática multiservicio que gestiona los servicios de televisión y radio, Internet y teléfono a bordo del buque, entre otros.

Historial

El LHD Juan Carlos I fue botado en los astilleros Fene de Navantia en Ferrol el 10 de Marzo de 2008 y su madrina fue Su Majestad la Reina Doña Sofía. El buque ha sido bautizado con el nombre de Juan Carlos I en honor a Su Majestad el Rey Don Juan Carlos [Mediante Orden Ministerial de 19 de Octubre de 2006], siguiendo la larga tradición de la Armada Española de bautizar a uno de sus principales navíos con el nombre del monarca reinante, que se remonta a tiempos de Felipe V y a la llegada a la Corona de España de la Casa de Borbón en el año 1700.

La construcción del buque ha supuesto la inversión de alrededor de 360 millones de euros* y comenzó a mediados de 2005. El LHD fue entregado a la Armada 3 años después, a mediados de 2008 [(*) A modo comparativo, el coste estimado de una fragata F-100 Clase Álvaro de Bazán es de más de 750 millones de euros]

[El LHD Juan Carlos I (L-61) no es el buque insignia de la Armada Española. Este papel tampoco corresponde al portaaviones Príncipe de Asturias (R-11), en servicio en la Armada Española desde 1988. La Armada Española no tiene un buque insignia como tal, si no que uno de sus buques puede enarbolar una insignia en un momento dado para indicar que a bordo hay un mando de determinado rango]

© ERP, 2012. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio, sin la autorización expresa de los titulares del copyright.

Fuentes: Armada Española, Navantia, IHS Jane’s Defence Weekly.

Recursos de interés

Vídeos

Entradas relacionadas

Etiquetas: , , , , , ,

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: