Archive for 17 septiembre 2013

Tutorial: Armas químicas 101

17 septiembre 2013

img_chemical_warfare_01

Las llamadas armas químicas son el conjunto de agentes químicos tóxicos y sus precursores, así como las municiones y dispositivos de dispersión, específicamente diseñados para causar la muerte o infligir daño severo a través de los efectos causados por las propiedades tóxicas de las sustancias empleadas con fines militares.

Lamentablemente, buena parte de las sustancias y elementos químicos de uso industrial tienen un uso dual y constituyen también precursores para la fabricación de armas químicas, lo que dificulta el control y la verificación por parte de los instrumentos internacionales en vigor que regulan la no proliferación de este tipo de armas.

La Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción, el almacenamiento y el empleo de armas químicas y su destrucción es el tratado internacional que vela por la no proliferación y la destrucción de estas armas. La Convención entró en vigor el 29 de abril de 1997 y su depositario es el Secretario General de las Naciones Unidas.

España es desde el 13 de enero de 1993 uno de los 188 estados firmantes de la Convención, además de Israel y Myanmar, que aún no la han ratificado. Tan sólo 5 países no son parte de la Convención: Siria, la República Democrática Popular de Corea del Norte, Egipto, Angola y Somalia.

img_chemical

Clasificación de los agentes químicos de uso militar

Los agentes utilizados en la guerra química se pueden clasificar de acuerdo con su persistencia en el medio ambiente, su grado de letalidad o sus efectos sobre el organismo humano.

Persistencia

Los agentes químicos de uso militar se clasifican, de acuerdo con su duración y eficacia, en agentes persistentes y no persistentes, pues estos últimos se disiparán rápidamente una vez empleados por la incidencia de factores medioambientales, como el viento o la lluvia.

Los agentes persistentes son aquellos de lenta dispersión por su forma sólida o líquida y entrañan un gran riesgo por inhalación de vapores o contacto cutáneo durante largos períodos en la zona contaminada.

En contraposición a estos, los agentes no persistentes presentan una forma gaseosa o en aerosol que facilita una dispersión rápida a corto plazo por la zona objetivo favorecida por factores ambientales como el viento.

Letalidad

De acuerdo con la finalidad de su empleo en operaciones militares, las armas químicas se clasifican en agentes letales, cuyo propósito es infligir el mayor número de bajas en las filas enemigas; agentes dañinos, ideados para causar daños transitorios o permanentes entre el personal desprotegido, a los que podrían llegar a causar la muerte; y los agentes incapacitantes, diseñados para reducir la eficacia del combatiente.

img_tokio_gas_attack_Karl_V

Efectos sobre el organismo

Los agentes químicos entran en contacto con el organismo principalmente por inhalación a través de las vías respiratorias, contacto cutáneo a través de la piel e ingestión de comida y bebida contaminada.

Los principales síntomas de envenenamiento químico son la irritación de los ojos, el oscurecimiento de la visión, los dolores de cabeza repentinos, la presión en el pecho, dificultad respiratoria, náuseas, vómitos o una abundante secreción de mucosidad y salivación intensa.

A tenor de los efectos que pueden producir en el organismo, los agentes químicos de uso militar se clasifican en las siguientes categorías:

Agentes asfixiantes

Impiden la llegada de oxígeno al torrente sanguíneo y de éste a los tejidos, provocando la muerte por asfixia. Los agentes asfixiantes más comunes son los derivados del cianuro.

Agentes sofocantes

Atacan y dañan los pulmones y las vías respiratorias. Los tejidos afectados producen grandes cantidades de fluidos que anegan los pulmones, bloquean las vías respiratorias y provocan la muerte por asfixia. Los agentes sofocantes son el cloro y el fosgeno, muy empleados durante la I Guerra Mundial en la guerra de trincheras. Curiosamente, el fosgeno tiene un aroma parecido al del heno recién segado.

Agentes enervantes

Producen la parálisis del sistema nervioso reflejo y, en consecuencia, la interrupción de las funciones corporales básicas como la respiración, la visión o la coordinación muscular causando una muerte rápida a la víctima que haya entrado en contacto con el agente.

Todos los agentes enervantes son letales para el personal desprotegido, aunque algunos de ellos pueden penetrar cierta clase de materiales. Su forma habitual es gaseosa, incolora e inodora y son de acción extremadamente rápida.

Los agentes enervantes son de dos tipos: Agentes G, gases no persistentes como el Tabún (GA), Sarín (GB) y Somán (GD); y Agentes V, de carácter persistente, como el VX, el VR55 o el ruso Novichok, que pueden presentar diversas formas de dispersión, como líquido, polvo, aerosol o vapor.

img_vx_agent_storage

Agentes vesicantes

Si bien pueden llegar a ser letales, los agentes vesicantes se consideran dañinos. Producen la destrucción superficial del tejido orgánico al entrar en contacto con el agente, que causa graves ampollas y un fuerte impacto psicológico por sus efectos sobre la piel. El llamado Gas mostaza (HL) y la Oxima de fosgeno (CX) son los agentes vesicantes más conocidos y han sido empleados por Irak durante la guerra con Irán.

Agentes incapacitantes

Se trata de agentes que producen efectos temporales de diversa duración sobre las funciones corporales o cerebrales, incapacitando al combatiente. El LSD se considera un agente incapacitante. En esta categoría cabe mencionar también el BZ, un agente de potentes efectos alucinógenos.

Además, cabe mencionar otros agentes como los defoliantes, concebidos para acabar con la vida vegetal y dejar al descubierto las rutas de abastecimiento y posiciones enemigas en zonas de bosque o jungla. El más conocido es el tristemente famoso agente naranja (denominado así por su color), empleado de forma masiva por EEUU en la Guerra de Vietnam y que resultó ser cancerígeno.

img_chemical_warfare_12

Finalmente, los gases lacrimógenos o el gas con extracto de pimienta constituyen agentes químicos no letales utilizados como arma antidisturbios por las fuerzas de seguridad. Por lo general, producen irritación de las vías respiratorias, escozor en la piel y secreción lacrimal intensa, aunque sus efectos son pasajeros una vez cesa la exposición al agente.

Condicionantes medioambientales

Las condiciones meteorológicas reinantes en la zona designada como objetivo de un ataque con armas químicas constituyen un condicionante clave para su eficacia, que se verá considerablemente reducida por factores como el viento, la lluvia, las nubes o la temperatura ambiental.

Doctrina y empleo táctico

La sorpresa es un factor fundamental en la guerra química, por lo que muchos agentes de uso militar son diseñados para ser difíciles de detectar, adoptando una forma incolora e inodora. Normalmente serían dispersados por medio de vectores sigilosos o en combinación con armas convencionales, como los proyectiles de artillería, con el propósito de dispersarlos de manera furtiva sobre la zona objetivo.

Si bien los agentes químicos nunca han resultado un arma decisiva o resolutiva en los campos de batalla en los que han sido utilizados, su empleo puede condicionar la operatividad de las fuerzas enemigas y otorgar una ventaja táctica con distintos propósitos:

  • Dificultar o ralentizar las maniobras del adversario, en apoyo de acciones ofensivas, mermando su capacidad de reacción ante un ataque al obligarle a utilizar equipo de protección y medidas de descontaminación.
  • Canalizar el movimiento del adversario hacia una zona del campo de batalla más propicia para el combate o la defensa al crear un obstáculo o reforzar los ya existentes.
  • Negar o dificultar al adversario la utilización de instalaciones militares o de equipamiento, obligándole a operar en ambiente contaminado y llevar a cabo operaciones de descontaminación de equipamiento y personal.
  • Neutralizar una posición enemiga sin dañarla físicamente y negar al adversario la utilización de una zona de su retaguardia o un área del frente.
  • Infligir pérdidas masivas o bajas en las filas del adversario por medio de la sorpresa o del uso de agentes que éste no pueda combatir con los medios de que dispone, obligándole a empeñar recursos que podría emplear en el frente en atender a las víctimas.
  • Perturbar la logística de retaguardia y las instalaciones industriales del adversario, mermando su capacidad productiva y de abastecimiento de las tropas en el frente.

Los expertos estiman que el uso de medidas de protección NBQR (nuclear, biológica, química y radiológica) reduciría hasta en un 40% la eficacia de una fuerza militar implicada en operaciones, que empeoraría conforme transcurriesen los días de combate en ambiente contaminado.

El equipo de protección NBQR individual resulta muy caluroso, restringe el movimiento y limita la visión, además de hacer dificultosa la comunicación y la satisfacción de las necesidades básicas del combatiente en ambientes contaminados.

img_nbc_suit_01_mod_uk

Con frecuencia, las potencias nucleares han esgrimido la amenaza del uso de armas nucleares como eventual respuesta a la utilización de armas químicas o biológicas por parte de sus rivales en los campos de batalla convencionales. Las armas químicas han sido tradicionalmente consideradas el arma nuclear de las naciones más pobres del planeta, dado que son fáciles de producir y sus efectos son potencialmente devastadores para los ejércitos y población civil del llamado Tercer Mundo.

Vectores de lanzamiento

Los medios o vectores de proyección y dispersión de los agentes químicos de uso militar en el campo de batalla son diversos: misiles balísticos, tácticos de teatro y de crucero; proyectiles de artillería y morteros de gran calibre; sistemas lanzacohetes múltiples; bombas de aviación; bombas de racimo y submuniciones; atomizadores acoplados a aeronaves de ala fija, rotor o sistemas aéreos no tripulados (UAS); o incluso minas y granadas especiales.

img_chemical_warfare_06

img_chemical_warfare_05

img_chemical_warfare_13

img_scud_missile

Por lo general, todas las clases de municiones químicas son de tipo binario, es decir, albergan dos agentes tóxicos en unidades de almacenamiento independientes que al combinarse por la detonación del proyectil o la cabeza de guerra producen una reacción química de efecto letal, potencialmente más peligrosa que en su forma original. Ello dota de mayor seguridad al almacenamiento, transporte y empleo de estas municiones.

img_chemical_warfare_09

El estado físico que presentan los agentes químicos que serán proyectados a través de los vectores anteriormente señalados son la forma líquida o atomizada; en aerosol, formando una fina nube de partículas líquidas o sólidas en suspensión en el aire que puede pasar desapercibida a la vista; o en forma de vapor generado por un agente líquido en evaporación.

draw_gasmask_us_army

Elementos de protección

El equipo de protección contra las amenazas NBQR forma parte del equipamiento básico del soldado de infantería contemporáneo, que debe estar entrenado en su utilización, pues de ello depende su supervivencia en un campo de batalla contaminado.

Habitualmente, el equipo de protección NBQR consta de un traje resistente a la acción de los agentes químicos, una máscara protectora, guantes y chanclos de goma para las botas, todos ellos realizados en materiales especiales.

El infante también cuenta con elementos de detección e identificación de agentes, como sensores portátiles y tarjetas impregnadas en sustancias químicas que reaccionan ante la presencia de determinados agentes en el ambiente.

img_chemical_warfare_23_ap4c_detector

La reacción prioritaria ante un ataque con armas químicas es colocarse la máscara, seguida del equipamiento de protección que cubrirá todas las partes expuestas del cuerpo: traje, guantes y chanclos de goma sobre las botas; buscar un refugio para protegerse de la exposición a la contaminación química; y llevar a cabo una descontaminación completa en cuanto sea posible con los elementos individuales o sistemas colectivos.

img_chemical_warfare_18

img_chemical_warfare_14

Los indicios más habituales que revelan la presencia de agentes químicos en el ambiente son niebla o humo sospechoso, rocío o caída de líquido en forma de lluvia fina sin razones climatológicas aparentes o la existencia de olores extraños. Estos efectos podrán producirse tras bombardeos aéreos y de artillería o la aparición de aeronaves en vuelo bajo sobre la zona de operaciones.

draw_chemical_warfare

Buena parte de los vehículos (especialmente los carros de combate, los vehículos de combate de infantería, de mando y reconocimiento), buques, aeronaves e instalaciones militares poseen medidas de protección contra ataques NBQR, a través de compartimentos estancos o sobrepresurizados, lo que crea una atmósfera interior protegida contra la contaminación química, biológica o radiológica (pero no contra los rayos gamma y neutrones emitidos por la detonación de un arma nuclear y nocivos para el organismo humano).

img_chemical_warfare_17

Durante la Guerra Fría, la extinta URSS destinó ingentes recursos al desarrollo de agentes, medios de protección y descontaminación, así como a la creación de una doctrina de uso de armas químicas en operaciones militares ofensivas, para lo que realizó un gran esfuerzo de preparación de sus unidades mecanizadas para el combate en ambientes contaminados en el teatro de operaciones centroeuropeo.

img_chemical_warfare_03

img_chemical_warfare_15

Las Fuerzas Armadas españolas se encuentran equipadas y entrenadas para afrontar los riesgos derivados del uso militar o terrorista de armas de destrucción masiva, entre las que se encuentran las nucleares, biológicas, químicas y radiológicas (NBQR).

La unidad del Ejército de Tierra especializada en este tipo de amenazas es el Regimiento NBQR Valencia Nº 1 con base en Paterna, en la Comunidad Valenciana. Se trata de una unidad especializada en reconocimiento y descontaminación NBQR.

img_chemical_warfare_26_mbe

La Unidad Militar de Emergencias (UME) también dispone de equipamiento especializado de descontaminación y sus miembros han sido adiestrados para operar en ambientes contaminados.

img_chemical_warfare_01_ume

img_chemical_warfare_24

img_chemical_warfare_11_ume

El Ejército de Tierra cuenta, así mismo, con un centro de formación especializado en la materia, la Escuela Militar de Defensa NBQR, con sede en Hoyo de Manzanares (Madrid).

© ERP, 2013. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio, sin la autorización expresa del titular del copyright.

img_chemical_warfare_ryg

Enlaces de interés

log_chem

Misil de crucero BGM-109 Tomahawk

11 septiembre 2013

img_tomahawk_01_raytheon

El Tomahawk es un misil de crucero subsónico de largo alcance empleado en operaciones navales de ataque contra blancos de alto valor, bajo cualquier condición meteorológica y con gran precisión, minimizando los daños colaterales.

Constituye un arma ideal para la supresión de defensas aéreas o la eliminación de sistemas de defensa integrados como preludio de ataques aéreos convencionales contra objetivos muy protegidos o reforzados en la profundidad del territorio rival o tras las líneas enemigas.

img_tomahawk_12_raytheon

El Tomahawk ha sido diseñado para el vuelo rasante a alta velocidad subsónica a través de rutas preprogramadas que aprovechan la orografía del terreno para dificultar su detección e interceptación.

Para ello el Tomahawk cuenta con una amplia variedad de sensores, sistemas de guiado y modos de navegación avanzados, como un sistema de navegación inercial (INS), el sistema de posicionamiento global (GPS) y sistemas de guiado y vuelo a baja cota apoyados en comparación de perfiles del terreno mediante radar (TERCOM) y de imágenes digitales de área (DSMAC) almacenadas previamente en la memoria del misil.

img_tomahawk_04_raytheon

El misil cuenta con una elevada capacidad de supervivencia en entornos de vuelo hostiles gracias a una reducida sección de radar y firma infrarroja, que junto a su elevada velocidad subsónica y perfil de vuelo rasante dificultan su detección. 

Todos estos elementos hacen del Tomahawk un arma sigilosa y extremadamente precisa en su fase terminal de ataque. 

img_tomahawk_03_raytheon

Tomahawk Block IV

El Tomahawk Block IV constituye la versión más avanzada de este misil de crucero, en servicio con la Marina de EEUU (US Navy) desde 2004. Con una velocidad subsónica de hasta 880 km/h y un mayor alcance que el de sus predecesores, superior a los 1.600 km, el Tomahawk Block IV puede ser redirigido en pleno vuelo hacia un objetivo alternativo o emergente gracias a un enlace bidireccional de datos vía satélite, que también le permite transmitir a la plataforma de lanzamiento imágenes estáticas del blanco o de áreas de interés en su trayectoria de vuelo hacia el objetivo.

El misil puede almacenar hasta 15 objetivos preprogramados y dispone de la capacidad de orbitar sobre un área específica en espera de la adquisición de objetivos emergentes o proporcionar información de evaluación de daños contra objetivos susceptibles de un segundo ataque. El proceso de programación de objetivos en el misil dura apenas una hora.

El Mando de Sistemas Aéreos Navales de la US Navy (NAVAIR) trabaja ya en la evolución del misil Tomahawk, que en un futuro se convertirá en un arma ofensiva semiautónoma capaz de detectar, discriminar y atacar objetivos por sí mismo en su fase de vuelo terminal.

draw_tomahawk_01

Características

El misil de crucero Tomahawk Block IV mide 5,56 metros de longitud y cuenta con un diámetro de 51,8 cm y una envergadura con sus alas desplegadas de 2,67 metros. Su peso es de 1.315 kg y está propulsado por un motor cohete de combustible sólido con una reducida firma infrarroja que le otorga una alta velocidad subsónica.

Su diseño modular permite la integración de una carga bélica polivalente, que por lo general consiste en una cabeza de guerra explosiva, de fragmentación o de penetración de 450 kg (TLAM-C/E), aunque también puede ser equipado con un dispensador de 166 submuniciones convencionales (TLAM-D) o, incluso, con una cabeza nuclear táctica W80 de hasta 250 kilotones* de potencia (TLAM-N UGM-109A, variante que fue retirada del servicio activo  por la US Navy en 1992).

(*) Unas 20 veces la potencia de la bomba A detonada sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945.

draw_tomahawk_warhead

El sistema de armas Tomahawk consta de 4 elementos básicos: el centro de planificación de misiones de teatro (TMPC); el sistema de planificación flotante (APS); el sistema de control de armas Tomahawk (TWCS) de los buques de superficie y el sistema de control de combate (CCS) de los submarinos; y el misil de crucero propiamente dicho.

Sistema de lanzamiento

Las unidades de superficie de la US Navy van equipadas con el sistema de lanzamiento vertical (VLS) MK41, que alberga tubos de lanzamiento verticales polivalentes para el empleo de los misiles de crucero Tomahawk o de otras armas, como los misiles superficie-aire (SAM) Standard SM-2/SM-3.

img_tomahawk_vls

img_tomahawk_09_us_navy

img_tomahawk_08_us_navy

El VLS va encastrado en una plataforma a proa o a popa en la cubierta del navío, dependiendo del tipo de buque, por lo general cruceros de la Clase Ticonderoga (CG) o destructores lanzamisiles DDG Clase Arleigh Burke (hasta 56 misiles).

img_tomahawk_ddg

A bordo de los submarinos de ataque (SSN) Clase Virginia y de las últimas unidades entregadas de SSN Clase Los Ángeles, así como desde los submarinos lanzamisiles SSGN Clase Ohio, el lanzamiento del misil se realiza desde tubos de lanzamiento verticales alojados en el casco, mientras que en el resto de los buques se realiza desde los tubos lanzatorpedos de 533 mm. La variante del Tomahawk que equipa a los submarinos es la SLCM, o misil de crucero de lanzamiento submarino.

draw_vls_ssn_virginia_class

img_tomahawk_24_moduk

Los 4 submarinos lanzamisiles SSGN Clase Ohio en servicio con la US Navy van equipados con 22 tubos de lanzamiento verticales en el casco y su arsenal puede albergar hasta 154 misiles de crucero Tomahawk, mientras que los submarinos de ataque SSN Clase Virginia cuentan con un sistema de lanzamiento vertical (VLS) a proa integrado por 12 tubos. Las 30 últimas unidades de SSN Clase Los Ángeles también cuentan con un VLS de 15 tubos a proa.

draw_vls_ssn

draw_ssgn_tomahawk_tubes

draw_ssgn_tomahawk

Desde los submarinos, el misil es expulsado hidráulicamente a profundidad de lanzamiento y, una vez en la superficie, abandona su carcasa protectora y se produce la ignición del motor cohete acelerador que lo impulsa hacia el cielo, donde desplegará sus aletas de guiado direccionales y pondrá rumbo hacia su objetivo.

img_tomahawk_26_gendyn

img_tomahawk_25

El fabricante actual del Tomahawk es la firma estadounidense Raytheon Company, de Tucson, Arizona. Si bien el diseño original y la producción inicial del Tomahawk corrió a cargo de General Dynamics, cuya división de misiles fue adquirida por Raytheon en los años noventa como parte del proceso de concentración empresarial del entramado industrial militar estadounidense.

img_tomahawk_02_raytheon

El coste unitario de un misil de crucero Tomahawk se estima en 1,41 millones de dólares, si bien su precio se ha triplicado desde 1999 por los continuos avances y la creciente complejidad de desarrollo del misil.

draw_tomahawk_02

Operadores

La Marina de los EEUU (US Navy) es el principal operador del misil de crucero Tomahawk, que emplea desde unidades navales de superficie (cruceros lanzamisiles CG Clase Ticonderoga, destructores lanzamisiles DDG Clase Arleigh Burke y, en un futuro, en los 3 destructores lanzamisiles DDG Clase Zummwalt, aún en construcción), así como desde submarinos (clases SSN Virginia, SSN Seawolf, SSN Los Angeles y SSGN Ohio).

img_tomahawk_10_us_navy

La US Navy cuenta actualmente con 140 buques equipados con el Tomahawk en sus distintas variantes y se estima que hoy existen alrededor de 2.000 unidades Block IV en servicio. El misil alcanzó su capacidad operativa inicial con la US Navy en 1984 (Block II), aunque su primer empleo operativo no tuvo lugar hasta la operación Tormenta del Desierto en enero de 1991.

img_tomahawk_15

img_tomahawk_11_us_navy

En 2008 la Armada Real Británica (Royal Navy) se convirtió en el primer y único operador extranjero hasta la fecha del Tomahawk, que hoy dota a los submarinos de las clases Trafalgar y Astute como misil de crucero para ataque terrestre. El lanzamiento del arma se realiza desde los tubos lanzatorpedos al no estar equipados estos submarinos con tubos de lanzamiento verticales. El Tomahawk Block IV entró en servicio con la Royal Navy en marzo de 2008 y fue empleado por ésta durante la operación Odyssey Dawn en apoyo de los rebeldes libios.

img_tomahawk_royal_navy_mod

img_hms_triumph_trafalgar_class_ssn

Si bien la Armada Española negoció durante la última década la adquisición de 20 unidades del misil RGM-109E Tomahawk Block IV para su incorporación a los nuevos submarinos S-80 Scorpene, actualmente en construcción, y a las fragatas F-100 Clase Álvaro de Bazán, no llegó a alcanzarse un acuerdo de compra por las restricciones operativas impuestas por la US Navy para autorizar la transferencia de esta tecnología a España: el misil sólo podría utilizarse en el marco de operaciones en coalición bajo la autoridad de EEUU. En 2010 el Ministerio de Defensa decidió dar por concluidas las negociaciones.

Empleo operativo

La US Navy ha empleado el misil de crucero Tomahawk en todas las operaciones militares de envergadura desde la Tormenta del Desierto (Irak, 1991), entre ellas Southern Watch (1992), Desert Fox (1998), Allied Force (Kosovo, 1999), Enduring Freedom (Afganistán, 2001), Iraqi Freedom (Irak, 2003) y Odyssey Dawn (Libia, 2011).

img_tomahawk_13_us_navy

Precisamente fue durante esta última operación en Libia cuando se llevó a cabo el lanzamiento en combate del Tomahawk número 2.000 por parte del destructor lanzamisiles estadounidense USS Barry (DDG-52); mientras que el submarino USS Florida (SSGN 728) realizó el primer empleo táctico del misil desde un submarino SSGN Clase Ohio y el lanzamiento de un total de 90 misiles, el mayor despliegue hasta la fecha del Tomahawk desde un solo navío en el área de responsabilidad de la VI Flota (Mediterráneo).

Así mismo, el Tomahawk ha sido un arma de castigo decisiva en los ataques que los Estados Unidos llevaron a cabo el 20 de agosto de 1998 contra elementos de Al Qaeda en Sudán y Afganistán como respuesta a los atentados terroristas contra las embajadas de EEUU en Kenia y Tanzania.

Fuentes: US Navy, NAVAIR, Royal Navy, Raytheon Company, Lockheed Martin, IHS Jane’s.

logs_tomahawk

© ERP, 2013. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio, sin la autorización expresa del titular del copyright.

Recursos

Vídeos

Galería fotográfica

11 de Septiembre: In memoriam

10 septiembre 2013

Enlaces de interés