F-14 Tomcat de la República Islámica de Irán

img_f14a_iriaf_03_th

La Fuerza Aérea de la República Islámica de Irán (IRIAF) es hoy en día el único operador del Grumman F-14 Tomcat, un veterano con 40 años de servicio como interceptor de la Marina de los EEUU (US Navy), que lo dio de baja del servicio activo en marzo de 2006. Pero, ¿cómo termina uno de los mejores cazas interceptores del mundo occidental en manos de un país como Irán?

Entre 1974 y 1975 los Estados Unidos vendieron al Irán del Sha Mohammed Reza Pahlevi un total de 80 aparatos F-14A Tomcat como parte del programa Persian King, convirtiendo a la fuerza aérea persa en el único cliente de exportación del aparato, aunque el apoyo estadounidense al programa se suspendió con el triunfo de la Revolución Islámica y la ola de antiamericanismo que ésta despertó en 1979.

La entonces Fuerza Aérea Imperial Iraní (IIAF) recibió un total de 79 aparatos, mientras que como parte del contrato de adquisición de los F-14 120 pilotos y operadores de radar (RIO, radar intercept officer) y alrededor de un centenar de técnicos de apoyo en tierra se entrenaron en los EEUU e Irán hasta 1979. El último Tomcat destinado a Irán permaneció en Estados Unidos como banco de pruebas y nunca fue entregado a Irán, pasando a formar parte del inventario de la US Navy.

img_f14a_iriaf_01_th

El contrato de adquisición de las aeronaves ascendía a 2.000 millones de dólares y se especula con que contribuyó a dar continuidad al programa del F-14, que el Congreso de EEUU dejó de financiar, salvando a la corporación Grumman de una eventual quiebra.

A la adquisición de los F-14A siguió la incorporación de 6 aeronaves cisterna Boeing 707 equipados con sonda de reabastecimiento rígida, que fueron complementados más adelante por la conversión en nodrizas de algunos Boeing 747 de Iran Air.

Pese a las sanciones y restricciones a la venta de armamento que siguieron a la crisis de los rehenes de la embajada de EEUU en Teherán en diciembre de 1979, la República Islámica ha conseguido mantener en vuelo sus F-14 gracias a la retroingeniería – para dotarse de repuestos de fabricación nacional que permitieran la operatividad de la aeronave – y a un intenso programa de modernización durante la última década.

Actualmente la IRIAF destina sus Tomcat a misiones de entrenamiento y a ejercicios tácticos como interceptor polivalente, aunque durante la guerra Irán-Irak los F-14A Tomcat jugaron un importante papel como interceptores y aeronaves de alerta temprana gracias a su potente radar de intercepción de impulsos doppler y largo alcance AN/AWG-9.

img_iriaf_khatami_ab_th

El centro neurálgico de las operaciones de los Tomcat persas es la 8ª Base Aérea Táctica de Shahid Babaie, en Isfahan, construida en la llanura central de Irán a comienzos de la década de los 70 por el gobierno del Sha y bautizada entonces como Base Aérea de Khatami, en honor del entonces Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea Imperial Iraní (IIAF), el general Mohammed Khatami. Esta importante instalación aérea cuenta con 4 pistas de aviación de 3.500 a 4.500 metros de longitud.

img_f14a_iriaf_08_th

La flota de Tomcat en servicio con la IRIAF comprende en estos momentos tanto aeronaves con capacidad básica de vuelo, desprovistas del armamento principal o de su radar AN/AWG-9, como otras con plena capacidad operativa asignadas a misiones de alerta rápida y de defensa aérea.

La versión iraní del F-14A presenta algunas diferencias respecto a la versión estadounidense, pues no dispone de gancho de aterrizaje en portaaviones ni cubierta sobre la sonda retráctil de reabastecimiento de combustible en vuelo, situada bajo la parte delantera de la carlinga, en el lado de estribor.

img_f14a_iriaf_11_th

En la versión modernizada del Tomcat de la IRIAF el radar AN/AWG-9 ha sido reemplazado por un radar avanzado de diseño iraní, que se empleará en conjunción con el nuevo misil aire-aire de medio alcance Fakour 90, con modo de búsqueda activo. Este misil cuenta con un alcance estimado de 185 Km y alcanza una velocidad supersónica de Mach 5. La República Islámica también estudia la integración en sus Tomcat de los misiles aire-aire de largo alcance R-27 (AA-10 Álamo), de fabricación rusa.

img_fakour_90_th

Arriba: Fakour 90, misil aire-aire de medio alcance

El Tomcat podrá armarse con 6 misiles de este tipo en sustitución de los Hughes/Raytheon AIM-54A Phoenix, de fabricación estadounidense, adquiridos junto a los interceptores en la década de los 70. La República Islámica realizó entonces un pedido de 633 unidades del misil, de los que a finales de 1978 habían sido entregados 284.

Los misiles exportados a Irán pertenecían a una versión simplificada del misil, con un alcance nominal de 135 Km, y carente de las contramedidas electrónicas de su contraparte en servicio con la US Navy.

draw_aim54_phoenix_02

Arriba: Corte esquemático del misil AIM-54 Phoenix

El Phoenix es un misil aire-aire de largo alcance guiado por radar especializado en la interceptación aérea simultánea de blancos múltiples a distancias transvisuales y con una velocidad punta de hasta Mach 5 a gran altitud. El misil dispone de una cabeza de guerra de alto explosivo (HE) de 60,75 Kg dotada con espoleta de proximidad. Su uso combinado con el radar doppler AN/AWG-9 del F-14 posibilitaba el disparo y guiado simultáneo de 6 misiles, que cuentan con radar activo en su fase terminal de ataque.

El Tomcat podía ir armado con 6 misiles Phoenix, 4 dispuestos en tándem en soportes ventrales bajo el fuselaje y 2 en soportes subalares, capaces de resistir su peso unitario de 463 Kg.

draw_aim54_phoenix_01

Arriba: Misil AIM-54 Phoenix en soporte subalar

El Tomcat cuenta también con un cañón interno rotativo multitubo, tipo Gatling, General Electric M61A1 Vulcan de 20 mm en el lado de babor del fuselaje y con capacidad para 675 proyectiles. La cadencia de disparo es de 4.000 a 6.000 proyectiles por minuto.

img_f14a_iriaf_02_th

El Tomcat en la guerra Irán-Irak

El F-14A Tomcat fue la respuesta de Irán a las frecuentes incursiones aéreas de reconocimiento de la entonces Unión Soviética en el espacio aéreo iraní protagonizadas por los veloces MiG-25R Foxbat, que la entonces Unión Soviética exportó a Irak, con quien pronto se desencadenaría el conflicto por la hegemonía regional en el Golfo Pérsico.

En los albores de la guerra con Irak la mayoría de los 77 Tomcat en servicio por aquel entonces con la IRIAF no se encontraban en condiciones de vuelo y las tripulaciones carecían del entrenamiento y la experiencia necesarios para resultar eficaces en combate frente a los MiG iraquíes.

img_f14a_iriaf_09_th

En septiembre de 1980, una vez desencadenado el conflicto, la IRIAF intensificó sus esfuerzos por recuperar sus F-14A y logró poner en servicio alrededor de una docena de aparatos, que volaron misiones de patrulla aérea de combate en la frontera irano-iraquí guiados por controladores en tierra, dado que sus radares AN/AWG-9 tenían una operatividad limitada por falta de mantenimiento y de repuestos.

Los misiles AIM-54A Phoenix, armamento principal de los Tomcat iraníes, fueron desplegados esporádicamente por la IRIAF al comienzo de la guerra, entre 1981 y 1982, hasta que en 1986 la falta de baterías térmicas de repuesto llevó a la retirada del misil. Un MiG-21 de la Fuerza Aérea Iraquí fue la primera aeronave derribada por un misil Phoenix iraní en los primeros momentos de la guerra.

img_f14a_iriaf_21_th

Pese a los más de mil combates aéreos registrados entre 1980 y 1988, las ofensivas y combates aéreos no tuvieron un papel decisivo en el logro de la supremacía militar por parte de ninguno de los bandos en conflicto. Con frecuencia se produjeron enfrentamientos entre los Grumman F-14A de la IRIAF y los Dassault Mirage F-1EQ iraquíes, que trataban de paralizar las exportaciones de petróleo iraníes atacando infraestructuras de extracción y refinado o sus petroleros con misiles Exocet.

La IRIAF asignó sus Tomcat a misiones de patrulla aérea e interceptación en espacio aéreo iraní fuera del radio de alcance de los sistemas de misiles superficie-aire iraquíes. Así, los F-14 se convirtieron en un activo clave para la protección de la infraestructura petrolífera iraní, como la terminal portuaria de la isla de Khark, en el Golfo Pérsico.

img_f14a_iriaf_14_th

Los F-14A de la IRIAF también constituyeron un elemento de disuasión de primer orden contra la aviación iraquí que, con frecuencia, se retiraba o abortaba sus ataques contra objetivos en territorio iraní ante la presencia de los Tomcat persas.

Durante el apogeo de la guerra se cree que la IRIAF logró mantener operativos 60 F-14, pero la intensidad de las operaciones aéreas y la falta de personal de mantenimiento cualificado – más que la disponibilidad limitada de repuestos – redujeron las aeronaves operativas a 40 en 1984 y a 25 en 1986. Pese a todo, tan sólo se perdieron 4 aparatos, 2 en combate y otros 2 en accidentes.

img_f14a_iriaf_06_th

La IRIAF se convirtió en 2006 en el único operador actual del F-14 en el mundo, tras la retirada de los últimos F-14D Tomcat por la Marina de EEUU (US Navy), en servicio como interceptores navales embarcados desde 1972.

Actualmente se desconoce el número de F-14 Tomcat que Irán mantiene en servicio activo gracias a un importante esfuerzo de modernización con tecnología propia de las 58 aeronaves nominales de la IRIAF.

draw_f14a_iriaf_02_th

log_iriaf_roundel

© ERP, 2013. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio, sin la autorización expresa del titular del copyright.

Entradas relacionadas

Galería fotográfica

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: