Posts Tagged ‘Afganistán’

Vehículo Husky 2G, detector de minas e IED

17 marzo 2013

El sistema Husky 2G es un detector de minas montado sobre vehículo (VMMD) desarrollado para el Ejército de los EEUU por la firma Critical Solutions International (CSI) en colaboración con el fabricante de vehículos blindados sudafricano DCD Protected Mobility.

El concepto de detector de minas montado sobre vehículo (VMMD), también conocido como Chubby system, fue introducido por las Fuerzas de Defensa Sudafricanas durante los años 70 para la limpieza de minas durante sus operaciones en el chaparral de Namibia y Angola, en donde operó con sus vehículos Meerkat.

El vehículo Husky 2G combina versatilidad y buenas prestaciones de movilidad con una elevada protección y capacidad de supervivencia frente a la onda expansiva de los artefactos explosivos.

img_husky2g11

Al igual que el vehículo RG-31 Mk5E Antílope, el Husky 2G cuenta con un chasis monocasco de acero blindado en forma de V, que permite desviar la fuerza de la onda expansiva y resistir el efecto producido por una doble explosión bajo la parte ventral del chasis, o cualquiera de las ruedas, ofreciendo un alto nivel de protección y seguridad a sus tripulantes contra las minas y los artefactos explosivos improvisados o IED.

El diseño modular del vehículo permite la absorción de la onda expansiva de las explosiones y provoca la ruptura de sus componentes en patrones predecibles, lo que hace posible la sustitución rápida del módulo dañado del chasis, delantero o trasero, facilitando las reparaciones del vehículo sobre el terreno.

Un sistema de presión regulable de los neumáticos permite al Husky 2G reducir la presión que ejerce sobre el terreno y evitar la detonación de minas y artefactos con detonador por presión al pasar sobre ellos.

El Husky 2G va equipado con un sistema automático de extinción de incendios en la cabina y el compartimento del motor, blindaje balístico y antifragmentación de componente cerámico exterior e interior, pudiendo incorporar también blindaje modular suplementario y una estación de armas como elementos adicionales de autoprotección.

img_husky_Afghanistan

El vehículo es operado por dos tripulantes, un conductor y un técnico que analiza la información de los sensores y monitoriza el entorno del vehículo frente a posibles amenazas.

A diferencia de los vehículos Husky MK III que operan con las fuerzas estadounidenses, canadienses o australianas en Afganistán, el modelo 2G adquirido por España es una versión más avanzada de dos tripulantes, lo que permite que el conductor y el técnico se concentren en tareas diferenciadas.

img_huskymk3_2g

Prestaciones

El vehículo Husky 2G tiene un peso operativo de 8.700 Kg, aunque su capacidad máxima con carga remolcada (como un trailer detonador de minas o MDT) alcanza los 30.800 Kg. Está propulsado por un motor turbo diésel Mercedes Benz OM 906 LA de 6 cilindros que le otorga una potencia de 201 CV y una velocidad máxima en carretera de 72 Km/h. Cuenta con una transmisión Allison 2500 SP de 5 velocidades y su autonomía es de 400 kilómetros.

Las dimensiones del vehículo, con 7,34 m de longitud, 3 m de anchura y 3,14 m de altura, permiten que el Husky 2G pueda ser aerotransportado a bordo de aeronaves como el C-130 Hércules.

img_husky2g05

El Husky 2G puede avanzar por terrenos en desnivel con un grado de inclinación máximo lateral de 70º sin elementos de remolque, en cuyo caso esta prestación se reduce hasta los 22º. Su operatividad es posible en temperaturas comprendidas entre los 57º C y -32º C.

img_huskymk3_mdt

img_huskymk3_mdt_detail

Sensores

El Husky constituye un sistema rápido y eficaz para la limpieza de rutas terrestres de minas e IED para posibilitar el tránsito seguro de vehículos y de personal civil y militar. El sistema permite abrir un paso seguro de 3 metros de anchura a velocidades comprendidas entre los 15 y 50 Km/h dependiendo de las condiciones del terreno.

img_husky_convoy

El sensor más avanzado con que cuenta el Husky 2G es el sistema de detección NIITEK Visor 2500, consistente en un radar de barrido del subsuelo que detecta las variaciones en la densidad del terreno advirtiendo de la presencia de un objeto enterrado. El operador tiene una visión en 3D del subsuelo escaneado a través de una interfaz de presentación de datos.

El sistema tiene un rendimiento sin precedentes para la detección automática, identificación y marcación en tiempo real de artefactos explosivos enterrados en su trayectoria y ofrece distintos modos de detección de elementos metálicos y no metálicos; también dispone de una memoria de datos que le permite almacenar una grabación de varios kilómetros de recorrido para cotejar si se han producido variaciones en el terreno de la ruta desde el último escaneado.

img_huskymk3

Arriba: Husky Mk III equipado con NIITEK Visor 2500 

El radar está integrado por 4 paneles dispuestos en paralelo y suspendidos de la parte frontal del vehículo por medio de un sistema hidráulico retráctil protegido contra las detonaciones de explosivos.

En función del perfil de la misión el vehículo Husky puede ser equipado con otros sensores y dispositivos para la detección y detonación de artefactos explosivos, como un detector de metales por inducción de pulsos, equipamiento de vídeo vigilancia, brazo robótico, detonador Rhino contra IED accionados por firma infrarroja, ‘cañón’ de aire Cyclone o rodillos detonaminas (roller), como los que ya equipan a los RG-31 Mk5E españoles en Afganistán.

img_rg31mk5e_roller

Arriba: Vehículo táctico de pelotón RG-31 Mk5E equipado con roller

Husky 2G del Ejército de Tierra

En 2012 el Ministerio de Defensa firmó un contrato con Critical Solutions International para la adquisición y entrega en 2013 de 6 unidades del vehículo Husky 2G, así como repuestos y entrenamiento de tripulaciones por un importe aproximado de 14 millones de euros.

La participación de la industria nacional en esta adquisición se materializa a través de Eleycon 21, empresa del sector de la electrónica y las telecomunicaciones, que se encarga del mantenimiento, el apoyo técnico y la instrucción del personal.

Desde finales del mes de Febrero, el Ejército de Tierra cuenta en Afganistán con los primeros vehículos Husky 2G operativos en la Base Ruy González de Clavijo de Qala-i-Naw, cuya misión será la limpieza de las rutas por las que se llevará a cabo el repliegue de las fuerzas españolas de la Provincia de Badghis rumbo a Herat en los próximos meses.

Dos de los 6 vehículos adquiridos por Defensa permanecerán de momento en España para la instrucción de las tripulaciones.

© ERP, 2013. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio, sin la autorización expresa del titular del copyright.

img_husky2g15

Recursos de interés

Entradas relacionadas en Rojo y Gualda

Galería fotográfica

log_etierra

Las garras del Tigre HAD-E

10 febrero 2013

bar_nacopyryg

img_tigre_had_01

El EC665 Tigre HAD (Helicóptero de Ataque y Destrucción) es una aeronave de combate polivalente y todotiempo de tipo medio concebida para cumplir un amplio espectro de misiones tácticas: apoyo aéreo cercano a las tropas terrestres, lucha antitanque, reconocimiento armado, escolta y combate aire-aire.

El Tigre entró en servicio en España con las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) en 2007 y recibió la denominación nacional HA-28 como aeronave de ataque y apoyo al combate.

Actualmente las FAMET operan al menos 2 Tigre de la variante española de apoyo y destrucción (HAD-E), recibidos en diciembre de 2014, y 6 aparatos de la variante HAP-E (Apoyo y Protección) adscritos al Batallón de Helicópteros de Ataque I (BHELA I) con base en Almagro, Ciudad Real. El modelo HA-28 Tigre ha comenzado a reemplazar a los veteranos Bö-105 Bölkow (HA-15) como helicóptero de ataque de las FAMET.

img_tigre_had_05

La base Coronel Sánchez Bilbao de las FAMET en Almagro (Ciudad Real), sede del BHELHA I, alberga el centro de simulación más avanzado de Europa para el entrenamiento de las tripulaciones del Tigre y cuenta desde 2010 con dos simuladores de vuelo de misión y de base de diseño nacional por parte de INDRA.

img_tigre_distntv

El programa Tigre

El Consejo de Ministros autorizó el 5 de septiembre de 2003 la compra de 24 helicópteros de ataque Tigre por valor de 1.353,5 millones de euros.

Los 3 primeros aparatos fueron recibidos por el Ejército de Tierra a comienzos de 2007. Las 18 unidades pendientes de entrega corresponderán a la variante HAD, mientras que las 6 primeras unidades Tigre HAP – fabricadas en Marignane (Francia) y entregadas entre 2007 y 2010 – serán modificadas al estándar HAD-E (España) entre 2016 y 2017. La primera unidad de serie del modelo HAD-E (con numeral 5001) para el Ejército de Tierra comenzó sus pruebas con la entonces Eurocopter a finales de 2010.

Las FAMET han recibido a finales de diciembre de 2014 los dos primeros ejemplares de la variante española de apoyo y destrucción (HAD-E) del helicóptero Tigre (HA-28). Airbus Helicopters España ha comenzado de este modo las entregas de los aparatos de ataque de última generación a las FAMET, que han sido ensamblados en la planta del fabricante en Albacete, donde se desarrollaron las fases de certificación y aceptación técnica de estas aeronaves.

img_tigre_hap_20

Primer despliegue en zona de operaciones

Tres de los 6 aparatos Tigre HAP-E en servicio con las FAMET han sido desplegados en Herat (Afganistán) durante el año 2013 como parte de una unidad formada por 6 pilotos y 19 especialistas, que han permanecido en zona durante 7 meses brindando apoyo a las fuerzas españolas durante el período crítico del repliegue del país. Se ha reforzado la protección balística de los aparatos y se instalaron filtros en las tomas de aire de las turbinas para operar en climas cálidos y áridos.

Así mismo, los Tigre de las FAMET también realizaron ejercicios en el Buque de Proyección Estratégica Juan Carlos I (L61) de la Armada Española con el propósito de evaluar su capacidad de despliegue embarcado. Durante estas maniobras se llevaron a cabo aterrizajes y despegues sobre la cubierta de vuelo, repostajes en caliente y rearme de los aparatos a bordo del buque.

img_tigre_l61_armada_esp

El EC665 Tigre opera, además de con las FAMET, en los ejércitos de tierra de otros 3 países en distintas versiones: HAP/HAD con la Aviation Légère de l’Armée de Terre (ALAT) francesa; UHT con la Bundeswehr-Heeresflieger alemana; y ARH con el Ejército Australiano. La variante Tigre HAD-E tiene un 85% de componentes comunes con estas 3 versiones del aparato.

El Tigre es el exponente de la nueva generación de helicópteros de ataque para las fuerzas armadas europeas, a las que otorga la flexibilidad y versatilidad operacional necesarias para  cumplir con las misiones impuestas por los nuevos retos a la seguridad colectiva.

img_tigre_nh90tth_01

img_tigre_cougar_famet

Características

El Tigre HAD es un helicóptero de ataque de tipo medio con un peso máximo en combate de 6.600 Kg. Está propulsado por 2 turbinas MTU/Rolls-Royce/Turboméca/ITP MTR 390E con más de 1.500 CV de potencia unitaria, que le otorgan una velocidad de crucero de 230 Km/h, máxima de 271 Km/h y una autonomía de vuelo operativa de alrededor de 800 Km, o de aproximadamente 3 horas de vuelo, sin contar con la reserva o el uso de depósitos de combustible externos. La capacidad interna de combustible del aparato es de 1.105 litros y la externa de hasta 1.689 litros.

La capacidad operativa del Tigre es tanto diurna como nocturna en temperaturas comprendidas entre los -30º C y los 35º C.

Se trata de una aeronave muy maniobrable gracias a un rotor rígido de 15,82 metros de diámetro. La tasa de ascenso vertical del Tigre es de 6,4 metros por segundo, con una tasa máxima de ascenso de 11,5 metros por segundo y un techo de servicio de 3.500 metros.

img_tigre_bp

img_tigre_had_03

El Tigre ha sido concebido y diseñado conforme a los principios de baja detectabilidad, reducida firma infrarroja y sección transversal de radar en aras de dotarle de una elevada capacidad de supervivencia en campos de batalla de alta intensidad. La simplificación de los sistemas para evitar la sobrecarga sensorial de los tripulantes, un bajo coste operativo y un fácil mantenimiento en combate también han sido principios rectores del diseño de la aeronave.

El fuselaje del Tigre es ligero y muy resistente gracias a su fabricación en un 80% a partir de fibra de carbono reforzado con polímero y Kevlar, un 11% de aluminio, un 6% de titanio, además de fibras de plástico y otros materiales compuestos.

El helicóptero es operado por dos tripulantes que ocupan una cabina concebida en tándem, donde el piloto ocupa el puesto delantero y el artillero el puesto trasero más elevado, que le otorga una visibilidad óptima para el empleo del armamento del Tigre.

img_tigre_had_02

Aviónica y sistemas tácticos

La avanzada aviónica del Tigre comprende dos pantallas de color multifunción de alta resolución en las cabinas del piloto y del artillero en las que se pueden presentar los datos de misión y las imágenes de los sensores – como el visor de puntería STRIX o el infrarrojo de visión delantera (FLIR) – así como los mapas generados por el sistema de navegación Dornier/VDO Eurogrid o la información sobre el estado de los sistemas de vuelo. Estas pantallas son compatibles con el uso de gafas de visión nocturna para vuelo en la oscuridad o en condiciones climatológicas adversas.

img_tigre_cockpit

La aeronave dispone de un sistema de enlace de datos (data link) para la transmisión y recepción de datos tácticos y de misión en tiempo real vía satélite, alta frecuencia (HF) y VHF/FM. Sus sistemas de radio cubren todo el espectro de comunicaciones tácticas y están encriptados conforme a los estándares de comunicaciones seguras (COMSEC) de la OTAN.

img_tigre_jc1rey_efe_foto

El Tigre cuenta con un avanzado sistema de puntería integrado por un visor giroestabilizado Sagem STRIX y el visor de puntería de los cascos de piloto y artillero (HMSD, Helmet-Mounted Sight/Display), que les ofrece una presentación visual de los datos de vuelo y de los elementos de puntería para el empleo del armamento. El HMSD ofrece a los tripulantes una imagen en alta resolución generada por el FLIR equivalente a la visión nocturna más avanzada y posibilita que el cañón apunte allá donde esté mirando el artillero, en un ángulo frontal de 180 grados y vertical de +28º/-25º.

img_tigre_hmds

El visor STRIX, situado entre la cabina y el rotor principal, está integrado por un conjunto de sensores que comprende una cámara de televisión y otra termográfica con zoom digital, telémetro y designador láser.

img_tigre_sight_sensors_ryg

Armamento

El armamento principal del Tigre español es un cañón automático Nexter 30M781 de 30 mm montado en una torreta giratoria bajo la proa de la aeronave, con un alcance de 1.500 metros, una capacidad máxima de 450 proyectiles HEI (alto explosivo incendiario) ó APHEI-SD (perforante de blindaje, alto explosivo incendiario) y una cadencia de tiro de 750 disparos por minuto en ráfagas de 5, 10 ó 25 proyectiles. Cuenta con una elevada precisión, pues una ráfaga de 5 proyectiles disparados a 1.000 metros impactará a esa distancia sobre un blanco de 2×2 metros.

img_tigre_giat_gun_flynews

img_misil_spike_er

Arriba: Misil contracarro Rafael Spike ER

img_tigre_had_09

Dependiendo del perfil de la misión, el aparato irá equipado con el misil contracarro de origen israelí Rafael Spike ER – electro/filo-guiado a través del visor giroestabilizado STRIX situado sobre la cabina del artillero – en 2 soportes de 4 misiles y con un alcance de 8.000 metros; también dispondrá de cohetes de fragmentación de 68 mm (HAP) o de 70 mm (HAD-E), en lanzadores de 12 ó 22 cohetes de 68 mm (hasta 68 unidades)/7 ó 19 cohetes de 70 mm (hasta 52 unidades) respectivamente, con un alcance de 4.000 metros. Como elemento de autodefensa puede portar dos lanzadores dobles de misiles aire-aire MBDA Mistral de guía infrarroja y alcance máximo de 6.000 metros*. La carga útil de armamento de la aeronave es de 1.800 kilogramos.

img_tigre_cohetes

img_tigre_had_14_hr

img_tigre_mistral

[(*) El Consejo de Ministros aprobó el 30 de noviembre de 2006 un contrato para la adquisición entre 2007 y 2012 de 200 misiles aire-superficie Rafael Spike por un importe global de 44,03 millones de euros. En septiembre de 2007 también autorizó la celebración de un contrato plurianual (2007-2011) para la adquisición de misiles Mistral y un lote logístico asociado al municionamiento del sistema de misiles aire-aire del Tigre por importe de 27,7 millones de euros]

Elementos defensivos

La aeronave dispone de protección balística contra proyectiles de hasta 23 mm para la tripulación y los sistemas críticos de vuelo (muchos de ellos duplicados), depósitos de combustible autosellantes, así como una elevada capacidad de supervivencia a los impactos contra el suelo gracias a su tren de aterrizaje delantero y trasero.

El Tigre va equipado con un completo set de contramedidas electrónicas que incluye 2 receptores de alerta radar ALR 400 RWR de INDRA y 2 receptores de alerta de designación de blancos por láser, así como 4 receptores de lanzamiento de misiles EADS MILDS II; también cuenta con un sistema IFF para la identificación de unidades amigas y enemigas. Dos dispensadores de chaff y bengalas integrados MBDA Saphir-M le otorgan un elevado grado de protección contra los misiles superficie-aire (SAM/MANPADS) y aire-aire guiados.

El aparato ofrece a los tripulantes una protección total contra los ambientes NBQR de contaminación nuclear, bacteriológica, química y radiológica.

Finalmente, las dimensiones del fuselaje permiten que el Tigre pueda ser aerotransportado en la bodega de carga de aviones de transporte táctico y estratégico, como los futuros Airbus D&S A400M Atlas (T.23) en proceso de adquisición por el Ejército del Aire español. No obstante, los Tigre españoles han sido enviados a Herat (Afganistán) en aviones de transporte de gran capacidad fletados para repatriar el material del contingente español desplegado en la zona.

© ERP/Rojo y Gualda Comunicación. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio, sin la autorización expresa del titular del copyright.

Galería fotográfica
Créditos: Airbus Helicopters (Eurocopter), Ejército de Tierra (MINISDEF), Rojo y Gualda Comunicación, otros.
bar_blank

log_famet

Logística 3.0: K-MAX en Afganistán

5 agosto 2012

El K-MAX es una aeronave de rotor para carga y avituallamiento en combate apta tanto para vuelo tripulado individual, como no tripulado y autónomo en modalidad UAS (Unmanned Air System), que ha sido desarrollada por las firmas estadounidenses KAMAN Aerospace y Lockheed Martin, responsables de la aeronave y de los sistemas de mando y control remotos respectivamente.

El K-MAX, exponente de la nueva generación de vehículos aéreos no tripulados de rotor, opera actualmente en fase experimental reabasteciendo a las bases operativas avanzadas (FOB, Forward Operating Base) del Cuerpo de Marines de EEUU en Afganistán, donde constituye una alternativa a las peligrosas rutas de suministro terrestres amenazadas por los artefactos explosivos improvisados (IED) y las acciones de la insurgencia.

La aeronave dispone de una capacidad de carga externa de hasta 2,7 toneladas a nivel del mar. Las cargas son izadas a la eslinga por medio de un sistema de ganchos múltiple rotatorio situado en la parte ventral del fuselaje del aparato, que permite en cada misión el lanzamiento de la carga sobre 4 puntos de avituallamiento distintos con ayuda de paracaídas.

El K-MAX puede alcanzar una velocidad de 80 nudos (148 Km/h) con una carga máxima de 2,7 toneladas, mientras que su velocidad máxima sin carga es de 100 nudos (185 Km/h). Su autonomía de operación es de aproximadamente 12 horas de vuelo y su alcance máximo a plena carga es de 396 kilómetros.

El bajo consumo de combustible y de emisión de ruido, su capacidad operativa nocturna y la precisión del lanzamiento de la carga transportada otorgan al K-MAX una evidente ventaja táctica en sus operaciones de avituallamiento a puestos de combate avanzados en el frente.

Dos unidades del K-MAX fueron desplegadas en Afganistán en Noviembre de 2011 como parte de un programa piloto de seis meses bajo la autoridad del Mando de Sistemas Aéreos Navales (NAVAIR) de la Marina de EEUU para su utilización experimental como helicóptero no tripulado de avituallamiento a los Marines de EEUU en las zonas combate.

Durante su despliegue operativo el K-MAX ha reducido el tiempo de reabastecimiento y ha contribuido a la seguridad de las tropas frente a la amenaza de los IED en las rutas terrestres, por lo que el Cuerpo de Marines de EEUU ha solicitado prorrogar su permanencia en Afganistán hasta finales de 2012 con la opción de extenderla hasta Septiembre de 2013.

Desde su misión inicial en Afganistán el 17 de Diciembre de 2011, el K-MAX ha realizado más de 485 misiones de abastecimiento, que han supuesto más de 525 horas de vuelo y la entrega de 726 toneladas de carga en zona de combate. La misión habitual del K-MAX consiste en el transporte de hasta 2,2 toneladas de carga en un radio de 185 kilómetros de su base de operaciones.

Recursos de interés

España en Afganistán (III): La misión, seguridad y reconstrucción

29 diciembre 2011

La misión de las tropas españolas que operan en Afganistán integradas en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad, ISAF (International Security Assistance Force), es crear la atmósfera de seguridad necesaria para posibilitar las labores de reconstrucción y desarrollo de la provincia de Badghis, una de las más pobres del país, contribuyendo a su vez a la formación de las fuerzas armadas y de seguridad afganas.

El Consejo de Ministros autorizó en su reunión del 27 de Diciembre de 2001 la participación española en la ISAF, creada al amparo de la Resolución 1386, de 20 de Diciembre de 2001, del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El primer contingente de 350 militares españoles fue desplegado en Afganistán a finales de Enero de 2002. Desde entonces, un total de aproximadamente 25.000 militares españoles han participado ya en la misión de la ISAF en Afganistán, a la que España ha ido aumentando su aportación y despliegue a tenor de la evolución de las necesidades en materia de seguridad, reconstrucción y desarrollo de la zona bajo su responsabilidad.

Ha transcurrido casi una década desde aquel despliegue inicial a comienzos de 2002 y nuestras tropas aún desarrollan una loable labor en la zona noroccidental de Afganistán, donde tienen encomendada la seguridad y la reconstrucción de la Provincia de Badghis, aunque también se encuentran presentes en menor número en la vecina Provincia de Herat.

 

Herat

En la provincia de Herat se encuentra la Base de Apoyo Avanzada (FSB, del Inglés Forward Support Base) conocida como ‘Camp Arena’, la principal base de ISAF en el Oeste de Afganistán, dependiente del Mando Regional Oeste (RC-West, Regional Command-West), y cuya operatividad está encomendada a las tropas españolas desde el 18 de Mayo de 2005.

Herat es la base de operaciones del componente aéreo que España pone a disposición de la ISAF bajo la responsabilidad del Mando Regional Oeste y que comprende la unidad de helicópteros de transporte (ASPHUEL-Herat) de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), que despliega allí en rotación desde territorio nacional aparatos de transporte medio Eurocopter AS 532 Cougar (HT-27) y pesados Boeing CH-47D Chinook (HT-17).

Desde Camp Arena operan también dos sistemas de aeronaves no tripuladas UAV (del Inglés, Unmanned Air Vehicle) del tipo PASI (Plataforma Autónoma Sensorizada de Inteligencia), dotados con 6 aparatos del modelo Searcher y 14 sistemas de reconocimiento Raven, este último con 42 mini UAV de lanzamiento manual para su empleo directo por las unidades sobre el terreno. La misión habitual de estos sistemas es la vigilancia, búsqueda y localización de elementos hostiles en los itinerarios de los convoyes militares españoles.

Así mismo, la Base de Apoyo Avanzada de Herat alberga el hospital de campaña de tipo ROLE 2 del Ejército de Tierra y un destacamento de evacuación médica (MEDEVAC, del Inglés medical evacuation) del Ejército del Aire formado por 3 helicópteros medicalizados Eurocopter AS 332 Super Puma (HD.21) operados por personal del Ala 48.

Badghis

La Provincia de Badghis se encuentra en el cuadrante noroccidental de Afganistán, en la región fronteriza con Turkmenistán. Tiene una superficie aproximada de 20.000 kilómetros cuadrados (una extensión similar a la de la provincia de Badajoz) y una población comprendida entre los 400.000 y 600.000 habitantes, según datos del censo electoral. Administrativamente se encuentra dividida en 7 distritos: Qala-i-Naw (Capital provincial), Ab-e-Kamari, Muqur, Bala Murghab, Qadis, Ghormach y Jawand.

En la capital administrativa de la provincia, Qala-i-Naw, se encuentra la Base de Apoyo Provincial ‘Ruy González de Clavijo’, que acoge al grueso del contingente militar español en el Oeste de Afganistán y alberga el Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT, del Inglés Provincial Reconstruction Team) español desde Agosto de 2005.

El PRT es el principal instrumento al servicio de la reconstrucción, el desarrollo regional y el fortalecimiento de las capacidades institucionales del gobierno afgano en la provincia en aras de una buena gobernanza del territorio. El PRT integra mayoritariamente a personal militar y a técnicos civiles de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), adscrita al Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

La unidad de cooperación cívico-militar (Unidad CIMIC), que opera también en la Provincia de Badghis, desarrolla los llamados proyectos de impacto rápido (QIP, Quick Impact Projects) concebidos para mejorar las condiciones de vida de la población. Estas acciones, identificadas por el personal de la Unidad CIMIC, son aprobadas por el Comandante del Mando de Operaciones a propuesta del Coronel Jefe del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT). Una vez autorizados, los proyectos se ejecutan mediante la contratación de trabajadores locales, lo que contribuye a la dinamización de la actividad económica en la zona bajo responsabilidad española.

La misión en cifras

Un elevado coste en vidas

Es importante poner de relieve que la misión española en Afganistán está suponiendo un enorme sacrificio humano para las Fuerzas Armadas, que han perdido a 98 de sus integrantes (96 militares y 2 guardias civiles) y a 2 intérpretes a causa de accidentes, atentados y acciones hostiles de la insurgencia afgana – principalmente por acción de artefactos explosivos improvisados (IED, del Inglés improvised explosive devices) – o por causas naturales; 12 militares, 2 guardias civiles y un intérprete han sido víctimas de la acción insurgente; mientras que 82 militares y un intérprete han sido víctimas de accidentes de tráfico y principalmente de aviación, el del avión de transporte Yak-42 en Turquía (63 fallecidos) y el del helicóptero Cougar en Herat (17 fallecidos).

Como señaló la ex ministra de Defensa, Carme Chacón, en su comparecencia parlamentaria del mes de Julio de 2011 en el Congreso de los Diputados para informar sobre el atentado que en el mes de Junio se saldó con la muerte de dos militares españoles: Nuestras Fuerzas Armadas actúan en una misión que se está desarrollando en un escenario altamente arriesgado, de conflicto y guerra.

¿Cuánto nos cuesta estar en Afganistán?

Se estima que el coste global de la presencia española en Afganistán hasta finales de 2010 ascendía a unos 2.200 millones de euros. Según datos ofrecidos por el ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en su comparecencia parlamentaria del 15 de Septiembre de 2010, la contribución española acumulada desde 2002 en el marco de la misión militar de la ISAF ascendía entonces a 1.900 millones de euros, sin considerar los 220 millones de euros adicionales en ayudas a la reconstrucción y la cooperación al desarrollo comprometidos para el período 2006-2012.

Consecuentemente, el esfuerzo presupuestario para las arcas del Estado español está resultando severo, especialmente en la coyuntura económica por la que atraviesa la nación y en el marco de austeridad en el gasto público. Ello provoca que una parte creciente de la ciudadanía española se pregunte por qué estamos en Afganistán, una pregunta a la que trataremos de responder por medio de las cifras oficiales que se recogen a continuación.

Reconstrucción

Las labores de reconstrucción de la Provincia de Badghis han ido evolucionando desde la asunción de esta responsabilidad por parte del PRT español en el verano de 2005. A este respecto, cabe diferenciar 3 etapas en el proceso de reconstrucción provincial en curso:

  • Fase 2005-2007: Atención de las necesidades básicas de la población mediante la ayuda alimentaria de emergencia y proyectos de desarrollo estructural.
  • Fase 2008-2010: Fomento del desarrollo sostenible básico.
  • Fase 2010–Actualmente: Fortalecimiento de las capacidades institucionales, desarrollo rural y agrícola.

Las cifras que se ofrecen a continuación corresponden a las labores de reconstrucción llevadas a cabo por el personal civil (AECID/TRAGSA) y militar (Ejército de Tierra) del PRT español para favorecer el desarrollo de la provincia afgana de Badghis, una de las más pobres del país:

  • Acceso a la sanidad para 700.000 personas.
  • Construcción del hospital provincial en Qala-i-Naw, dotado de 106 camas, un pabellón materno-infantil y una unidad de atención a niños malnutridos. Cuenta con escuela de matronas y de enfermería y próximamente con un pabellón de medicina interna.
  • Construcción de 9 clínicas rurales.
  • Reducción de la mortalidad infantil en un 70% en la zona de responsabilidad española.
  • Creación de 29.000 plazas escolares y acceso a la educación para 15.000 niños y niñas.
  • Construcción en Bala Murghab de una escuela superior para 750 escolares.
  • Construcción del Centro Multifuncional de Formación en Qala-i-Naw, donde actualmente se capacita a 450 docentes, de los que 97 son mujeres.
  • Enseñanza del Español en Qala-i-Naw para 200 escolares (Unidad CIMIC).
  • Rehabilitación de escuelas y acondicionamiento de la guardería y el orfanato de Qala-i-Naw.
  • Suministro de agua potable a 65.000 personas.
  • Suministro de fluido eléctrico a 15.000 personas.
  • Mejora de infraestructuras locales en Qala-i-Naw: pavimentación de calles, construcción de aceras, alcantarillado, canales, etc…
  • Creación del Parque de Maquinaria de Qala-i-Naw, dotado de equipamiento y vehículos de obras públicas, que emplea a 73 personas.
  • Mejora de las vías de comunicación rurales de la provincia.
  • Construcción de 160 kilómetros de carretera (Ruta Lithium).
  • Construcción de una pista de aviación y la terminal del Aeropuerto de Qala-i-Naw, capital de la Provincia de Badghis.
  • Creación de 1.200 puestos de trabajo para mujeres en granjas avícolas y promoción de la participación femenina en actividades productivas sostenibles.
  • Programas de igualdad de género para fomentar la incorporación de la mujer a la actividad económica y social afgana.
  • Mejora del suministro de agua para el riego e implantación de tecnología rural en el territorio.
  • 50 proyectos de desarrollo provincial en marcha para la mejora de las condiciones de vida.

En muchos casos, estas actuaciones suponen dotar a la provincia de infraestructuras básicas de las que población disfruta por primera vez en la secular historia de Afganistán.

Además, en la vecina provincia de Herat, se ha contribuido a la construcción de la nueva pista de aviación del Aeropuerto Internacional de Herat, de 3.000 metros de longitud y apta para operaciones diurnas, nocturnas o con condiciones climatológicas adversas de aviones de pasaje y transporte de gran capacidad.

El Aeropuerto de Herat, gestionado por personal español desde que nuestro país asumiera el mando de la Base de Apoyo Avanzada en la provincia, ha multiplicado por diez el tráfico aéreo anual, pasando de 3.171 vuelos en 2005 a 35.300 vuelos y más de 625.000 pasajeros en 2010, doblando este último año el registro de 2009.

En un marco más general, la contribución española a la reconstrucción de Afganistán se ha materializado en:

  • 500 proyectos de impacto rápido llevados a cabo por la Unidad CIMIC por importe de 5 millones de euros (2007-2011)*.
  • Inversión de 68 millones de euros en proyectos de desarrollo de la AECID en la Provincia de Badghis.
  • Comprometidos un total de 120 millones de euros destinados a la reconstrucción del país durante el período 2009-2012 (30 millones anuales).
  • Comprometidos 10 millones de euros como contribución financiera al Fondo de Paz y Reintegración Afgano.
  • Contribución financiera de 40 millones de euros al Fondo Fiduciario para la Reconstrucción de Afganistán (2008-2009).
  • Contribución financiera de 5 millones de euros al Fondo Fiduciario para Apoyo al Proceso Electoral.

(*) Los proyectos de impacto rápido abarcan una gran variedad de necesidades clave en materia de aguas (pozos, neveros, canalizaciones), infraestructuras (arreglos de caminos, muros, escuelas), energía (placas solares), salud (equipamiento de material sanitario y reformas en clínicas) y ayuda humanitaria (entregas de alimentos, ropa, calzado y juguetes).

Seguridad

Las tropas españolas contribuyen de forma decisiva a crear la atmósfera de seguridad necesaria para favorecer la reconstrucción de la Provincia de Badghis y apoyar al gobierno afgano en su propósito de afianzar su control y autoridad sobre el territorio bajo responsabilidad española. Los principales hitos logrados en materia de seguridad se recogen a continuación:

  • Más de 500 misiones de evacuación médica (MEDEVAC) aerotransportada  y más de 900 heridos evacuados (HELISAF-Herat).
  • Más de 4.000 horas de vuelo del componente aerotransportado en misiones de apoyo (HELISAF-Herat).
  • Control y seguridad de la Ruta Lithium, principal vía de comunicación Norte-Sur de la Provincia de Badghis, que une la capital Qala-i-Naw con Bala Murghab, la ciudad más importante del Norte de la provincia.
  • Control y seguridad de la Ruta Opal, que une Qala-i-Naw con la localidad de Darrah-i-Bum, donde se encuentra la Base Operativa Avanzada (FOB) Hernán Cortés. Esta ruta constituye el tramo final de la llamada ‘Ring Road’ (o Highway 1, ‘Autopista’ 1), la principal vía de comunicaciones que circunvala el país.
  • Establecimiento de la base operativa avanzada (FOB) Bernardo de Gálvez en Ludina, en plena Ruta Lithium, para garantizar la seguridad de la ruta.
  • Despliegue de 5 equipos operativos de asesoramiento y enlace (OMLT, del Inglés Operational Mentor and Liason Team) con el Ejército Nacional Afgano.
  • Despliegue de 2 equipos operativos policiales de asesoramiento y enlace (POMLT, del Inglés Police Operational Mentor and Liason Team) con las fuerzas de seguridad locales.
  • Inversión de 14,5 millones de euros para equipar y entrenar una unidad de tipo compañía del Ejército Nacional Afgano (efectivo 150 militares) [Grupo Logístico y Unidad de Servicios de Base de la Brigada Nº 1 del 207 Cuerpo del Ejército Nacional Afgano, con base en Herat].
  • Construcción de un acuartelamiento en Qala-i-Naw para un contingente de batallón.
  • Formación de 2.600 militares del Ejército Nacional Afgano en 2010 (+600 en 2011).
  • Formación de 750 policías afganos por parte del POMLT a cargo de la Guardia Civil.
  • Formación de cuadros de mando de la Policía Nacional de Orden Público afgana de la provincia.
  • Instrucción de la Policía Afgana de Fronteras en el Aeropuerto de Herat.
  • Inversión de 44,08 millones de euros en la Base de Apoyo Provincial (PSB) ‘Ruy González de Clavijo’ (Qala-i-Naw).
  • Contribución financiera de 4 millones de euros al Fondo Fiduciario para el Ejército Nacional Afgano (ANA, del Inglés Afghan National Army).

Fuentes: Ministerio de Defensa, Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, AECID, ISAF.

© ERP, 2011. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio, sin la autorización expresa del titular del copyright.

Defensa adquirirá 96 vehículos blindados para operaciones en el exterior

27 octubre 2011

El Ministerio de Defensa ha adjudicado sendos contratos para la adquisición de 76 unidades del vehículo ligero multipropósito de escuadra IVECO LMV Lince y 20 unidades del vehículo táctico protegido contra minas de pelotón BAE Land Systems RG-31 MK5E Antílope por un importe total de 41,8 millones de euros.

La Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa ha adjudicado a IVECO España S.L. un contrato por importe de 25.883.676,92 euros, que comprende la adquisición de 76 blindados Lince, la preinstalación de los sistemas de comunicaciones e inhibidores de frecuencia y la instalación de los sistemas automáticos de detección y supresión de incendios, soportes de armamento y protección perimetral.

IVECO LMV Lince

El contrato adjudicado a General Dynamics European Land Systems Santa Bárbara Sistemas (GDELS-SBS) por un importe de 16.011.049,77 euros comprende la adquisición de 20 vehículos protegidos contra minas y artefactos explosivos improvisados (IED) RG-31 MK5E Antílope fabricados bajo licencia, la preinstalación de los equipos de los vehículos y el apoyo logístico.

 Vehículos RG-31 MK5E Antílope en Afganistán

[El Ministerio de Defensa adquirió en el mes de Septiembre de 2011, como dotación para los nuevos vehículos RG-31, 18 estaciones de armas dirigidas por control remoto Mini-Samson RCWS (del Inglés Remote Controlled Weapon Station) dotadas de estabilizador y visión nocturna, que pueden montar ametralladoras de calibre 12,70 mm, 7,62 mm, 5,56 mm o un lanzagranadas de 40 mm. El importe del contrato de adquisición con la empresa israelí Rafael, a través de su subsidiaria en España PAP Technos Innovación S.A.U, ha sido de 3.610.800 euros]

 Montaje Mini-Samson RCWS, RG-31 MK5E Antílope

La adquisición de estos vehículos fue autorizada por el Consejo de Ministros el 8 de Septiembre de 2011 para garantizar la adecuada protección y seguridad del personal militar en sus desplazamientos por las zonas donde se llevan a cabo operaciones de mantenimiento de la paz [principalmente en Afganistán].

Con esta medida se pretende reducir la amenaza que representan los artefactos explosivos improvisados (IED, del Inglés Improvised Explosive Device), las granadas propulsadas por cohete (RPG, del Inglés Rocket Propelled Grenade) o el fuego de fusilería y de armas de pequeño calibre. 

España en Afganistán (II): Despliegue de tropas y medios materiales

9 octubre 2011

Las tropas españolas en Afganistán operan desde Enero de 2002 integradas en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad, ISAF (International Security Assistance Force), formada al amparo de la Resolución 1386 del Consejo de Seguridad de la ONU y cuya misión es crear la atmósfera de seguridad necesaria para posibilitar las labores de reconstrucción y desarrollo del país, contribuyendo a su vez a la formación de las fuerzas de seguridad afganas.

Con estos objetivos las fuerzas españolas se encuentran desplegadas al oeste de Afganistán, en las provincias occidentales de Badghis y Herat, donde operan bajo la autoridad del Mando Regional Oeste (RC-West, Regional Command-West) de la ISAF.

La provincia de Badghis se encuentra en el cuadrante noroccidental de Afganistán, en la región fronteriza con Turkmenistán. Tiene una superficie aproximada de 20.000 kilómetros cuadrados (una extensión similar a la de la provincia de Badajoz) y una población comprendida entre los 400.000 y 600.000 habitantes, según datos del censo electoral. Administrativamente se encuentra dividida en 7 distritos: Qala-i-Naw (capital administrativa), Ab-e-Kamari, Muqur, Bala Murghab, Qadis, Ghormach y Jawand.

Despliegue

España cuenta en la provincia de Badghis con la Base de Apoyo Provincial (PSB, del Inglés Provincial Support Base) ‘Ruy González de Clavijo’, ubicada en el distrito de Qala-i-Naw, que acoge al grueso de las tropas españolas y al Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT, del Inglés Provincial Reconstruction Team) español. También en Badghis las tropas españolas se encuentran desplegadas en 3 bases operativas avanzadas (FOB, del Inglés Forward Operative Base): FOB Bernardo de Gálvez II (Ludina), FOB Hernán Cortés (Darrah-i-Bum) y FOB Rickets (Muqur), ésta última de uso conjunto con las fuerzas de EEUU. En la provincia de Herat se encuentra la Base de Apoyo Avanzada (FSB, del Inglés Forward Support Base), conocida como ‘Camp Arena’.

FSB Camp Arena

Una base de apoyo avanzada, o FSB, es una instalación logística que proporciona avituallamiento y sirve como escalón médico y de transporte para apoyar las operaciones de los equipos de reconstrucción provinciales (PRT) en su misión de fortalecer la gobernanza y extender la autoridad del gobierno afgano en sus áreas geográficas de responsabilidad. Por su parte, las bases operativas avanzadas (FOB) constituyen guarniciones cuyo propósito es mantener una presencia militar permanente para afianzar el control del territorio y extender la zona de seguridad.

El Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) español integra a personal diplomático y técnicos civiles de la Agencia Española de Cooperación Internacional y para el Desarrollo (AECID), dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El Ejército de Tierra mantiene desplegados en la provincia de Badghis 2 Equipos Operativos de Asesoramiento y Enlace (OMLT, del Inglés Operational Mentor and Liason Team) con el Ejército Nacional Afgano.

Por su parte, la Guardia Civil está presente en la provincia de Badghis a través de un Equipo Operativo de Asesoramiento y Enlace Policial (POMLT, del Inglés Police Operational Mentor and Liason Team) apoyando la formación de las fuerzas de seguridad locales.

El componente aéreo del Ejército de Tierra (FAMET, Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra) y del Ejército del Aire (Ala 48) se encuentran desplegados en la Base de Apoyo Avanzada de Herat [El Ejército del Aire ha retirado de Herat el pasado mes de Junio, tras la finalización de la misión, el Destacamento Alcor, integrado por un avión de transporte C-295 (T.21) desplegado en su segunda rotación en Herat desde Julio de 2009].

En lo concerniente a la participación española en la estructura de mando de la ISAF, el personal militar español se encuentra integrado tanto en el Cuartel General del Mando Regional Oeste, en Herat, como en el Cuartel General de ISAF en la capital afgana, Kabul.

Recursos humanos y medios materiales

De acuerdo con los datos oficiales disponibles*, actualizados en el mes de Julio de 2011, la dotación indicativa de recursos humanos y medios materiales de las fuerzas armadas españolas en Afganistán es la siguiente:

  • 1.521 hombres y mujeres
  • 142 vehículos blindados de escuadra Iveco LMV Lince (+5 a finales de 2011)
  • 74 vehículos blindados de pelotón BAe Systems RG-31 Mk5E (+2 a finales de 2011)
  • 2 helicópteros medicalizados HD.21 Super Puma (Ala 48) MEDEVAC (HELISAF-Herat)
  • 3 helicópteros de tipo medio Eurocopter AS532 Cougar (ASPHUEL-Herat) dotados de blindaje adicional
  • 1 avión de transporte C-130H Hércules en el Aeropuerto de Herat (Ejército del Aire)
  • Vehículos aéreos no tripulados (UAV) Searcher y Raven (Ejército de Tierra)
  • 1 hospital ROLE 2** desplegado en la Base de Apoyo Avanzada de Herat

Hospital Role 2 español, Herat

(*) Fuentes: Ministerio de Defensa de España; ISAF.

(**) El concepto Role describe la capacidad de asistencia sanitaria que posee una instalación hospitalaria militar desplegada. Las capacidades estándar del hospital Role 2 español comprenden: clasificación de pacientes (triaje), estabilización, cirugía, cuidados intensivos, reanimación, preparación para la evacuación médica, asistencia odontológica y atención al estrés de combate; laboratorio y radiología básica (radiografía y ecografía).

© ERP, 2011. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio, sin la autorización expresa del titular del copyright.

España en Afganistán (I): 2002-2011

2 octubre 2011

A finales de Enero de 2002 comenzaba el despliegue de las tropas españolas en Afganistán como parte integrante de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad, ISAF (International Security Assistance Force), liderada por la OTAN e integrada en la actualidad por tropas y medios de 48 países.

Ha transcurrido casi una década desde entonces y nuestras tropas aún desarrollan una loable labor en la zona noroccidental de Afganistán, donde tienen encomendada la seguridad y la reconstrucción de la Provincia de Badghis, una de las más pobres del país, aunque también se encuentran desplegadas en la vecina Provincia de Herat.

La misión española en Afganistán está suponiendo un enorme sacrificio humano para las Fuerzas Armadas, que han perdido a 97 de sus integrantes (93 militares, 2 guardias civiles y 2 intérpretes) en accidentes, atentados y acciones hostiles de la insurgencia afgana. El esfuerzo presupuestario y material está resultando severo, especialmente por la coyuntura económica por la que atraviesa la nación y la consiguiente austeridad en el gasto público. Todo ello provoca que una parte creciente de la ciudadanía española se pregunte por qué estamos en Afganistán.

Como primera consideración es importante señalar que las fuerzas españolas en Afganistán operan en el marco de la ISAF, la fuerza formada al amparo de la Resolución 1386, de 20 de Diciembre de 2001, del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cuya misión es crear la atmósfera de seguridad necesaria para posibilitar las labores de reconstrucción y desarrollo del país, contribuyendo a su vez a la formación de las fuerzas de seguridad afganas.

Las tropas españolas dan protección a la población civil, contribuyen a la afirmación de los principios del estado de derecho, garantizan la libertad de movimientos, el acceso de la población a los servicios básicos (sanidad, abastecimiento de agua potable y electricidad, educación) y han intensificado la formación, instrucción y dotación de medios de las fuerzas armadas y de seguridad locales. En el desarrollo de su labor, y cada vez con mayor frecuencia, los militares españoles se ven obligados a combatir a la insurgencia afgana y talibán, estrechamente vinculada al tráfico de drogas y al crimen organizado.

Como señaló la Ministra de Defensa, Carme Chacón, en su comparecencia parlamentaria del 11 de Julio de 2011 en el Congreso de los Diputados para informar sobre el último atentado que se saldó con la muerte de dos militares españoles: ‘Nuestras Fuerzas Armadas actúan en una misión que se está desarrollando en un escenario altamente arriesgado, de conflicto y guerra’.

Sin embargo, es importante clarificar que las fuerzas españolas en Afganistán no participan en las operaciones de combate de EEUU en el marco de la Operación Libertad Duradera (Enduring Freedom), su campaña militar contra el terrorismo internacional, cuyo propósito es combatir a la red terrorista global de Al Qaeda y a sus aliados talibanes [En esta operación, EEUU cuenta con el apoyo de su tradicional aliado, el Reino Unido].

Con esta entrada, Rojo y Gualda, Información y Análisis, inaugura una nueva sección con la que pretendemos ofrecer a nuestros lectores una perspectiva global de lo que ha supuesto la misión española en Afganistán durante estos últimos 9 años, si bien la exhaustividad de la información que le presentaremos estará condicionada por las limitaciones inherentes a la recopilación y disponibilidad de datos oficiales, pues sólo nuestros compatriotas sobre el terreno y el Gobierno de la nación conocen con exactitud la realidad de lo que está sucediendo en aquel país.

© ERP, 2011. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio, sin la autorización expresa del titular del copyright.